Archivo de June, 2009

Periodismo dudoso de la vacuna del VPH de GlaxoSmithKline

Monday, June 22nd, 2009
Remarcable. Abran la página 20 del “Diario Médico”, del 18 de junio de 2009, y podrán leer un gran título en negrita que dice “La vacuna del VPH para los tipos 16 y 18 protege también del 31, 33 y 45”, lo que quiere decir, si no se sigue leyendo, que esa vacuna, al menos, es eficaz para cinco tipos diferentes de papilomavirus humanos.
Formidable, porque si se sigue leyendo, justo dos líneas más abajo, en el subtítulo, ya no dice que protege sino que “el rango de protección de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) podría alcanzar el 85 por ciento,…” Como se puede ver, esta vez, no dice que protege sino que podría…y no dice los tipos de virus sino el papiloma humano, en general.
En el primer párrafo del texto, vuelve a decir que la vacuna contra los tipos 16 y 18, desarrollada por…(cita al laboratorio productor), “podría tener un efecto protector también contra los tipos 31, 33 y 45,…” Vuelve a no asegurar la protección.
En el tercer párrafo, citando a una señora (no dice la profesión), del Instituto Catalán de Oncología, entrecomilla “los datos de los ensayos randomizados nos dan información sobre una posible protección cruzada con otros tipos virales que no se introducen en la vacuna,…” Esta vez quien utiliza la duda es la entrevistada, lo que es razonable, pero nada tiene que ver “una posible protección” con “protege también” del título del artículo.
En el cuarto párrafo del texto, pretendiendo que el rango de protección que ofrece la vacuna, que hasta ahora se había ubicado entre un 67 y un 70 por ciento; “si añadimos la protección cruzada podríamos llegar al 80-85 por ciento de protección”. Esta vez sigue con la duda pero no se sabe quien lo dice si la señora del Instituto Catalán de Oncología o la periodista. En todo caso tampoco confirma la protección de que habla el destacado título que encabeza el artículo.
En el sexto párrafo dice “Una de las limitaciones de este tipo de estudios es la dificultad que implica identificar un efecto individualizado de determinados virales, “porque enseguida caen en frecuencia””. Si hay dificultades de identificación del efecto, ¿por qué asegura tanto en el título?
Y para finalizar se supone que la entrevistada dice que el impacto de la vacuna “puede ser superior al que inicialmente se había pensado…” No dice que es superior.
La firmante del artículo es Karla Islas Pleck. Y uno se pregunta, ¿cómo es posible que se escriba tajantemente, en grandes letras negras, que la vacuna de que habla protege también contra otros virus, cuando nadie lo dice? En ningún momento el artículo asegura la protección que dice el título. Lo de podría ser, posiblemente, etc. no es certeza sino duda y el tema es tan serio que no se puede jugar con dudas, porque quien tiene el riesgo de contagio puede fácilmente pensar que con la vacuna que se ha puesto ya está ampliamente protegida y descuidar otras protecciones contra una enfermedad vírica que no tiene tratamientos específicos.
Además, si quiere ampliar la protección de la vacuna contra los papilomavirus 16 y 18 puede hablar de la otra vacuna comercializada, que a la protección contra el 16 y 18 se añade la del 6 y 11.
Si alguien, hombre o mujer, quiere protegerse contra la infección de los papilomavirus tipo 16, 18, 11 y 6, existe una vacuna que puede ponerse antes de infectarse y todas las indicaciones están bien explicadas en el prospecto. Evidentemente también se la puede poner con la duda de si está ya infectado o no; si lo está, mientras no se demuestre lo contrario, no le sirve para mucho, pero no pasa nada, salvo el dinero gastado inútilmente; si no lo está, es muy útil porque al menos durante 5 años está protegido contra la infección de esos cuatro virus.
Espero que no sigamos jugando con las palabras y mucho menos con particularidades como que es la vacuna contra el cáncer de la mujer, porque también es del hombre y no todos los virus, incluidos los que se pretenden oncógenos producen cáncer, ni todos los que se pretenden inofensivos no lo producen, porque, como dice el artículo (algo bueno hay), “Una de las limitaciones de este tipo de estudios es la dificultad que implica identificar un efecto individualizado de determinados virales”.
Madrid, Junio 2009

Tenemos suerte con la nueva gripe

Monday, June 1st, 2009
Cualquier periodista o administrativo nominado que se precie, antes de hablar de la gripe, lo primero que debe saber es el grado de virulencia que tiene el virus y el nivel de defensas de los posibles contagiados. Esta gripe porcina, H1N1, nueva gripe o como se quiera decir (“Esta gripe sí es humana”. www.dermocosmsos.com), es mala para los hombres y para los cerdos, porque a los dos infecta con el virus H1N1, que es grave y adaptado a los dos mamíferos, lo que nada tiene que ver con el de la gripe aviar, que podía infectar a los humanos pero no estaba adaptado, nunca lo ha estado, para pasar de hombre a hombre. En el caso de la gripe actual, dadas las condiciones de crianza y destrucción de desechos de los cerdos, en algunos sitios de México, según muestran videos privados, publicados por la televisión francesa, probablemente el virus pasó del cerdo al hombre y, como no necesitaba adaptación, la cadena epidemiológica ha seguido de hombre a hombre.
Respecto a las defensas de los posibles contagiados esta vez estamos teniendo suerte con la pandemia (nuevo virus, nueva genética, nueva inmunología, transmisión de persona a persona y circulación por todo el mundo) del virus de la gripe H1N1 porque, por primera vez, desde hace más de 40 años que conozco un poco de medicina, la administración española ha aplicado correctamente la estrategia debida para una posible pandemia grave. Y la gripe H1N1 que padecemos lo es. Nada tiene que ver con cualquier otra gripe que no tenga Hemaglutinina tipo 1, 2 o 3 combinada con Neuraminidasa tipo 1 o 2 u otro factor hasta ahora desconocido. La gripe aviar H5N1 solamente tiene la N1 pero la Hemaglutinina es del tipo 5 y puede ser muy grave para las aves pero nunca lo ha sido para el hombre a pesar del dinero y tiempo que se ha gastado con pretensiones pseudocientíficas que todavía se están explotando (“La gripe aviaria”, “Sigue la falsa alarma” “El Tamiflu®”, “La información médica”: www.dermocosmos.com). Sería bueno ahora pedir cuentas de las pretendidas investigaciones multidisciplinarias, interhospitalarias y multinacionales que dicen haber hecho para fabricar una vacuna que pudiese protegernos de la gripe aviar cuando mutase el virus.
Tenemos suerte porque, además de la eficacia de la administración para intentar controlar la cadena epidemiológica, la auténtica investigación para fabricar una vacuna contra la gripe A (H1N1) no dependerá de aficionados que hablan de investigaciones cuando su equipo es meramente hospitalario y cuando más tiene 2-3 años de experiencia (soy generoso), si no es de los que figuran solamente en los papeles. La realizaran laboratorios farmacéuticos con experiencia y sentido de la eficacia, tipo Sanofi-Aventis (Francia), GlaxoSmithKline (Reino Unido) y Novartis (Suiza), después de recibir la cepa determinada por el grupo consultante estratégico de expertos de la OMS (SAGE).
Tenemos suerte porque la alerta se ha producido al final y al comienzo del invierno, respectivamente, del hemisferio norte y del sur, por lo que, posiblemente, las condiciones de virulencia y difusión han sido mitigadas, tanto en un hemisferio como en el otro, a pesar de haber contaminado a unas 14.000 personas, en 51 países, y haber ocasionado más de 100 muertos, entre Estados Unidos y México, con lo que deberíamos tener tiempo para fabricar la vacuna contra el virus que ha propuesto la OMS, el “A/California/07/2009 (H1N1) v”, de tal forma que en noviembre próximo el problema sanitario debería estar relativamente controlado (en medicina no hay soluciones absolutas).
Y tenemos suerte porque estas condiciones favorables también están mitigando a los manipuladores de la noticia que, sin saber nada de medicina, hacen discursos sobre la diferencia entre alarma y alerta, aprensión y terror, preocupación e hipocondría y otras muchas, para poder mezclar la gripe porcina, con la aviar, la encefalopatía espongiforme bovina con el síndrome respiratorio agudo severo e incluso los atentados del 11-S y del 11-M mediante la amenaza bioterrorista del ántrax. Nunca me cansaré de pedir a todos los gobiernos del mundo que gasten más dinero en educación, desde las guarderías infantiles, para que no se acepten tantas noticias sesgadas con el descaro que se difunden en los países mal educados. Y, ya que estamos, que no compren productos a países que no cumplen las mínimas condiciones de higiene y respeto a las normas internacionales, por mucha crisis que exista.
Madrid, Junio 2009