Archivo de February, 2016

ESPAÑA TAMBIÉN ES ASÍ

Thursday, February 25th, 2016

El lunes, 15 de febrero pasado, he visto en la televisión pública francesa, France 3, el documental “Yo, Juan Carlos, Rey de España” dirigido por Miguel Courtois, con guión del mismo cineasta y la escritora Laurence Debray. Porque  nací el mismo año que Su Majestad D. Juan Carlos I y siempre he sido curioso de lo que pasaba en mi país, considero que el documental, basado en los acontecimientos más ilustrativos de su vida, con unos muy discretos, modestos, oportunos y actuales comentarios del Rey, está muy bien hecho, por su brevedad, claridad y precisión de cada momento, respetando las imágenes y comentarios originales, sin duda gracias a la necesaria participación de Televisión Española. (more…)

DE SENTIMIENTOS Y RAZONES

Friday, February 5th, 2016

Supongo que son normales las diferencias ideológicas que cada uno tiene con los demás sobre un mismo tema y nos creemos obligados a mantenerlas como parte integrante de nuestra personalidad. También supongo que algunos pasan el ciclo de su vida sin darse cuenta que, en determinadas circunstancias, han cedido a la intransigencia de no contradecirse (pongamos el 50%), mientras que otros, por orgullo, han sido incapaces de hacerlo (pongamos el 25%) y, en fin, otros, desde siempre, saben que la evolución es a saltos, continua y cambiante, lo que obliga a ceder, de vez en cuando, el sentimiento en favor del razonamiento y viceversa (pongamos otro 25%, por aquello de las leyes de Mendel). Ni siquiera con las llamadas ciencias puras (matemáticas) se evitan las contradicciones.

Esta introducción es para decir que, sea el tema que sea, medicina, periodismo, economía, el que sea, es normal e incluso beneficioso que pasemos alguna vez por fases eufóricas y depresivas, con la condición de que el sentimiento siempre sirva de estímulo y el razonamiento de realidad para ese momento. España, quizás por su educación (los emigrantes han demostrado que no es genético), es más sentimental que razonable (“me quedo con el pecado de hacer lo que siento y no lo que pienso” según la chirigota que escuché ayer en el concurso gaditano) y no es difícil escuchar o leer, por ejemplo: “nuestra sanidad, nuestra cocina, nuestra historia, etc. es de las mejores del mundo, sino la mejor”. Está bien que nos estimulemos tan fácilmente  pero, si no nos preguntamos por qué, corremos el riesgo de caer en la autosatisfacción que impide la evaluación comparativa con una referencia escogida, olvidando que el placer siempre es limitado y momentáneo, mientras que el esfuerzo es progresivo y duradero. (more…)