Articulos

 

Rojas D1, 2, Del Romero J1, García S1, Rodríguez C1


1
Centro Sanitario Sandoval, Madrid

2Facultad de Psicología. Universidad Autónoma de Madrid

 

AMOR Y DROGAS: NUEVOS DIAGNÓSTICOS DE VIH EN UNA CLÍNICA DE ITS/VIH DE MADRID (2004-2005)

 

INTRODUCCIÓN

 

El principal objetivo del presente trabajo era caracterizar sociodemográfica, clínica y conductualmente a aquellos pacientes que obtuvieron por primera vez un resultado positivo en la determinación de anticuerpos para el VIH, durante 2004-2005.

 

Para ello se realizó un estudio transversal con todas aquellas personas con un nuevo diagnóstico de VIH en el Centro Sanitario Sandoval de Madrid en el periodo indicado. Todos estos pacientes respondieron a un cuestionario exhaustivo, diseñado con objeto de tener un conocimiento adecuado de las prácticas sexuales, tipo y número de parejas sexuales, consumo de drogas, antecedentes de infecciones de transmisión sexual, etc. Dicha información es imprescindible a la hora de realizar un adecuado e individualizado mensaje preventivo.

 

 

RESULTADOS

 

Durante los años 2004-2005, 9.545 pacientes solicitaron realizarse una serología de VIH en el Centro Sanitario Sandoval. De ellos, 260 (2,7%) resultaron ser VIH positivos. El 91,9% eran hombres, el 5,8% mujeres y el 2,3% transexuales. La edad media de la muestra general fue de 32,5 años.

 

Con relación a la vía de transmisión más probable, un 97,3% de los pacientes sugirió la vía sexual, concretamente 217 hombres que practican el sexo con hombres (HSH) y 36 heterosexuales. Por otra parte, un 2,7% refirió el consumo de drogas por vía parenteral como ruta más probable de adquisición del VIH.

 

En cuanto al lugar de nacimiento, encontramos que el 57,8% eran españoles, el 28,9% latinoamericanos, el 6,2% europeos, el 5,28% africanos y un 1,9% refirió otras zonas de origen.

 

Cuando se indagó sobre las parejas sexuales, encontramos que entre aquellos que tenían una pareja estable, el 50% sabía que dicha pareja era VIH positiva, y un 28,3% desconocía la serología para el VIH de dicha pareja. Centrándonos en el caso de los HSH, que representan el mayor porcentaje de estos nuevos diagnósticos, durante los 6 meses previos al resultado, un 22,8% de refería haber tenido relaciones sexuales sólo con su pareja estable, un 35,6% refirió relaciones tanto con su pareja estable como con parejas esporádicas y un 41,6% sólo mantuvo relaciones sexuales con parejas esporádicas.

 

Por otra parte, un 70,8% de las personas diagnosticadas de infección por el VIH se había realizado en ocasiones previas determinaciones de anticuerpos, y un 65,8% había accedido al sistema sanitario debido a una ITS.

 

 

CONSUMO DE DROGAS

 

Los resultados relativos al consumo de sustancias es particularmente relevante en el caso de los HSH. Concretamente, durante los 6 meses previos al diagnostico de VIH, un 54% informó un consumo excesivo de alcohol; un 41,1% refirió consumir cocaína, poppers y/o ketamina, y un 21% MDMA, GHB y/o metanfetaminas. En el caso de los heterosexuales, un 40,7% refirió un consumo abusivo de alcohol y un 7,4% consumo de cocaína. Finalmente, entre los (ex) usuarios de drogas inyectadas, un 42,9% informó consumir alcohol en exceso, un 14,3% informó consumir cocaína y otro 14,3% GHB y MDMA.

 

Cuando se preguntó a estos pacientes si ellos consideraban que el consumo de alcohol y/o drogas afectaba a la probabilidad de mantener relaciones sexuales desprotegidas, sólo un 16,2% respondió “si” para el alcohol y un 17,4% para las drogas.

 

 

SITUACION CLINICA

 

Con respecto a las variables clínicas, nuestros resultados muestran que el 92,3% de nuestros pacientes eran asintomáticos en el momento de recibir el diagnostico, y que un 7,1% estaba co-infectado por el VHC. El recuento medio de CD4 fue 541 células.

 

 

CONCLUSIONES

 

La relación sexual desprotegida con la pareja estable y el consumo de drogas no inyectadas parecen estar asociadas a un gran número de nuevos diagnósticos. Las clínicas de ITS son lugares adecuados para el diagnóstico temprano del VIH y de otras ITS, así como permiten ofrecer un consejo preventivo individualizado. Sin embargo, parece necesario mejorar los mensajes proporcionados tanto a la población seropositiva como a sus parejas estables.