Articulos


Beatriz Marincovich Lizama
Departamento de Dermatología. Universidad Complutense de Madrid
 

TRANSMISIÓN DE LA INFECCIÓN POR VIH
EN PAREJAS HETEROSEXUALES

Parte 1

 

INTRODUCCIÓN

 

Mucho de lo que se sabe sobre la probabilidad de transmisión heterosexual se ha obtenido de estudios de parejas sexuales de personas infectadas por el VIH-1 en Europa y América del Norte; sin embargo, las poblaciones en estas áreas geográficas no presentan como principal mecanismo de transmisión la vía heterosexual.

Los estudios de transmisión de VIH-1 en parejas heterosexuales se basan primariamente en la suposición de que el riesgo de infección del susceptible (contacto) se limita sólo a su relación sexual con una persona con infección conocida por el VIH-1 (caso índice).  En los contactos que sero-convierten durante los estudios se asume que la infección se produjo por tener relaciones sexuales con el caso índice.

Desafortunadamente, en la mayoría de los estudios de parejas en África, no ha sido posible efectuar razonablemente estas suposiciones. Es importante recordar que las personas incluidas dentro de estudios de parejas heterosexuales representan sólo un segmento de la relevante epidemiología de la transmisión sexual del VIH-1. No obstante, los estudios de parejas proporcionan valiosos datos de comparación con otras situaciones epidemiológicas. Las evidencias provenientes de estos estudios, particularmente la estimación de la probabilidad de transmisión del VIH-1 no pueden ser generalizados a la epidemia global de VIH-1 donde una gran proporción de la transmisión tiene lugar fuera de las parejas estables1

A pesar de todo esto, los estudios de parejas presentan como ventaja el que pueden proporcionar una información epidemiológica única para estudiar los factores asociados a la transmisión sexual. Estos estudios permiten excluir otros tipos de exposición al VIH y contabilizar el número de relaciones sexuales que ha mantenido cada individuo de estudio con la pareja infectada.

El objetivo de los estudios de parejas es estimar las probabilidades de transmisión sexual del VIH que están asociadas con los diferentes tipos de prácticas sexuales, e identificar los factores que influyen en esta transmisión.

Lo ideal es que los estudios de parejas sean realizados prospectivamente, pues así se puede efectuar un seguimiento más exacto del número de contactos sexuales, y del tipo de prácticas sexuales realizadas, así como también se puede saber con mayor exactitud el momento en que se contagió el contacto. Sin embargo, la mayoría de los estudios de parejas publicados son de tipo retrospectivo y en este caso, si la persona susceptible se encuentra infectada, no es posible determinar con mucha exactitud desde cuándo se encuentra en esta condición, ni descartar que la infección hubiera podido producirse antes de comenzar la relación con la persona infectada por el VIH.

 

ESTIMACIÓN DE LA PROBABILIDAD DE TRANSMISIÓN POR PAREJA.

 

Una de las posibilidades que ofrecen los estudios de parejas es determinar la probabilidad de transmisión por pareja a través de la proporción de contactos expuestos que se infectan con el VIH. Mediante esta estimación se reduce la variabilidad suprimiendo las variaciones de afectividad en el tiempo dentro de la pareja.

Sin tomar en cuenta las características de las parejas ni el número estimado de coitos no protegidos, la tasa de transmisión de hombre a mujer por pareja en los estudios europeos oscila entre un 7% y un 30% (Tabla 1.), con una tasa combinada para estos cuatro estudios de un 22,7% (263 de 1154).

Los estudios efectuados en Estados Unidos, presentan tasas similares, salvo en dos en que presentan tasas más altas (50 y 51%), si bien en ambos la mayoría de los casos índices de sexo masculino presentaban diagnóstico de SIDA.

Una posible explicación para los rangos de tasa observados es que en estas poblaciones donde la epidemia se encontraba en una fase estable (no en la fase temprana), sólo una pequeña proporción de los hombres infectados por el VIH-1 eran altamente infecciosos.  En un estudio realizado en el norte de Tailandia al principio de la epidemia por VIH-1, todas las infecciones se debían al subtipo E.

Las tasas de transmisión de mujer a hombre son más variables, debido en parte a que las parejas con caso índice mujer representaban un número mucho menor dentro de las muestras de los estudios. En general, en la mayoría de los estudios son menores que las observadas en la transmisión de hombre a mujer, salvo en dos estudios realizados en los Estados Unidos2,3, en que son mucho mayores y en el estudio de Uganda4, donde las tasas de transmisión por pareja son iguales para ambos sexos (Tabla 1.).

 

Tabla 1.- Probabilidad de transmisión de VIH-1 en parejas heterosexuales.

Proporción de parejas de VIH-1 que sero-convierten 

Primer autor y

año de publicación

               Nº de contactos infectados

               Nº de contactos expuestos        (%)

Caso índice

hombre

Caso índice

mujer

Total

Europa

Allain (Francia) 19865

 

10/148 (6,7)

 

------

 

10/148 (7)

Jonson (UK) 19896

15/78 (19,2)

1/18 (5,5)

16/96 (16,7)

European Study Group 19927

82/404 (20,3)

19/159 (11,9)

101/563 (17,9)

Nicolosi (Italia) 19948

156/524 (29,8)

21/206 (10,2)

177/730 (24,2)

Asia

Duerr (Tailandia) 19949

 

108/250 (43,2)

 

------

 

108/250 (43,2)

África

Quinn (Uganda) 20004

 

50/228 (21,9)

 

40/187 (21,4)

 

90/415 (21,7)

América

Fiscal (USA) 19873

 

14/28 (50,0)

 

12/17 (70,6)

 

26/45 (57,8)

Peterman (USA) 198810

10/55 (18,2)

2/15 (8)

12/80 (15)

Lusher (USA) 199111

21/201 (10,4)

-------

21/201 (10,4)

Seidlin (USA) 19932

73/142 (51,4)

7/11 (63,6)

80/153 (52,3)

O’Brien (USA) 199412

7/32 (21,9)

0/14 (0)

7/46 (15,2)

Padian (USA) 199713

68/360 (18,9)

2/82 (2,4)

70/442 (15,8)

Guimaraes (Brasil) 199514

91/204 (45)

-------

91/204 (45)