LIBROS

 

 

DERMOCOSMÉTICA

 

CAPÍTULO 7 

 

 

Uso adecuado de los diferentes detergentes

 

Luis Olmos Acebes

Profesor Titular de Dermatología de la Facultad de Medicina de Madrid

 

 

Suciedad

 

Hay dos tipos de suciedad: fisiológica, producida por la  descamación de los corneocitos y  las secreciones sebáceas y sudoríparas. Y exógena producida por le medio ambiente que rodea a la piel.

 

La suciedad que se adhiere a la piel y el cabello está constituida principalmente por componentes grasos, con carga iónica de carácter catiónico que permite fijarse a la proteína queratínica presente en los queratInocitos superficiales.

 

La naturaleza grasa y catiónica de la suciedad y el componen­te protéico de la piel, de naturaleza aniónica e hidrófoba, interactúan electrostática e hidrofóbicamente, por lo que el agua no es suficiente para eliminar la suciedad y siempre se hace necesario utilizar un tensoactivo, una sustancia de arrastre o de absorción.

 

Acción de los tensoactivos

 

Son moléculas anfiofílicas, con cierta polaridad disociada en el agua, con una unidad hidrófila y otra hidrófoba, que reúnen las siguientes propiedades:

Tipos de tensoactivos

 

Los primeros tensoactivos aparecieron 1000-2000 años a.C. pero la fabricación rutinaria es de los romanos (300 años a. C) y la diversificación de la Edad Media, recibiendo diferentes denominaciones, según la ciudad que los producía, para generalizarse la de jabón por derivación de Savona, ciudad italiana.

 

En el  Siglo XIX aparecen los jabones suaves, los fabricados con álcalis potásicos, en 1914 los alemanes fabrican el primer tensoactivo  sintético, a base de alquil-amina, que llamaron  SYNDET (detergente sintético), olvidado hasta 1949 y, por necesidad, recordado en la 2ª guerra mundial, con la difusión progresiva hasta hoy que son considerados como los mejores, por ser moléculas anfóteras, es decir que tienen una carga positiva y otra negativa.

 

Entre los distintos tipos de tensoactivos se pueden diferenciar:

Acciones no deseables de los tensioactivos 

Potencial irritante

 

No irritantes o muy poco irritantes  son los tensoactivos anfóteros. Poco irritantes son los que tienen un enlace éter Irritantes son la mayoría de los tensoactivos aniónicos que son los que más se utiliza. Y muy irritantes son los que contienen  Lauríl sulfato sódico, Lauríl sulfato amónico o Alcano sulfonato secundario.

 

Selección de bases limpiadoras

 

Según las necesidades de destacar unas cualidades sobre otras del tensoactivo, por el uso que se vaya a hacer de él, podemos seleccionarlos como:

Aditivos

 

Actualmente no hay prácticamente ningún producto, ni cosmético ni de otro tipo, que no necesite aditivos, porque nuestro sistema económico no permite una distribución rápida y por consiguiente una fabricación reciente para el consumo, lo que obliga  añadir conservantes, estabilizadores, antisépticos, etc., según el producto de que se trate. Los tensoactivos necesitan muy regularmente:

Productos cosméticos limpiadores

 

Los más frecuentes tensoactivos, que han recibido diferentes nombres, según la composición y la función a la que están destinados son:

Condiciones mínimas de un cosmético para higiene facial

 

Como sabe, la cara tiene unas condiciones fisiológicas particulares, por sus variaciones de espesor y función de la piel, según las localizaciones y su constante exposición a agresiones externas, lo que obliga a seleccionar muy bien los productos higiénicos que se emplean, Las condiciones mínimas que deben de reunir son:

Productos con avena

 

Como se ha dicho son limpiadores que no actúan por actividad tensoactiva sino por absorción, pero deben de contener  más del 5% de avena en forma coloidal, con lo que son muy estables, emolientes, por normalizar la presión osmótica, restauran el PH, por su capacidad tamponadora, tienen acción antibacteriana y no producen efectos indeseables. Estas condiciones hacen que sean de imprescindible utilidad en las pieles sensibles, en la atopia. El mayor problema es que, como los tensoactivos anfóteros, son los más caros, porque su buena fabricación, en forma coloidal, es complicada.

 

Biocompatibilidad de los tensioactivos

 

muy buena: 

buena

regular

mala


 

© dermocosmos 2000-2005