LIBROS

 

 

EXILIO Y DEPURACIÓN

(en la Facultad de Medicina de San Carlos)

 

CAPÍTULO 8 

 

 

El Profesor D. Juan Negrín López

 

 Fernando Pérez Peña

Profesor Titular de Patología y Clínica Médica de la Facultad de Medicina de Madrid

 

D. Juan Negrín: Un exiliado "de oro"

Mucho se ha escrito sobre Negrín, muchos han sido los historiadores que se han ocupado de su vida, pero pienso que pocos son los que han analizado con objetividad su personalidad como hombre, científico, docente y político. Pues la interpretación de su biografía, difiere extraordinariamente según el historiador de turno; nada tiene que ver la versión que sobre su figura realiza Rodríguez Quiroga, Juan Marichal, Ángel Viñas, Rafael Méndez, etc., con la que describe De La Cierva, el Marqués de Lozoya (y sorprendentemente para algunos, por ser coincidente), Azaña, Indalecio Prieto, Salvador de Madariaga, Jiménez Losantos etc., autores que no dejan mucha duda sobre su ideología política y comportamiento seguido.

Tal "distocia historiadora" que nunca debiera existir, ha facilitado que se transmita a la sociedad, una imagen equívoca, sobre la autentica personalidad del catedrático de Fisiología de la Facultad de San Carlos.

En las semblanzas realizadas sobre Negrín (al igual que en las notas necrológicas), solo se exponen sus aspectos docentes, científicos, humanos y políticos, que al autor le interesa destacar como positivos, silenciando descaradamente los comportamientos vergonzosos que pudieran existir en su biografía, pasando -en el caso de Juan Negrín- como pies sobre ascuas sobre sus desafortunados hechos políticos y ciertos comportamientos personales que a juzgar por lo descrito por distintos autores (Azaña, Indalecio Prieto, Salvador de Madariaga, Largo Caballero, etc.) permite deducirse una personalidad con presuntos rasgos psico-patológicos, no deseables en un Jefe de Gobierno.

Para unos historiadores (no siendo médicos o siendo simples licenciados en Medicina que no han ejercido la profesión, desconociendo por tanto el alcance de la obra de Gómez Ocaña o la de Augusto Pí y Suñer), Negrín fue el creador de la fisiología experimental española; para otros (Ángel Viñas), fue "un gran estadista como Jefe de Gobierno de la República, impulsor de la Ciudad Universitaria y un ejemplar socialista"; e incluso no falta (Juan Marichal) quien lo considera "ejemplo de entereza moral y capacidad intelectual", aseveración que no compartimos, pues ¿cómo se puede ofrecer a la sociedad como ejemplo de moralidad, la conducta de Juan Negrín?.

En la actualidad parece estar fuera de duda, que siendo un hombre inteligente, con su gran sensibilidad científica dio un gran empuje en España a la fisiología experimental que ya se había iniciado con Gómez Ocaña y Pí y Suñer. Pero también que como político, trabajó a las ordenes de Moscú, como Jefe de Gobierno se mostró como un embustero, narcisista1 y cínico2, y como persona, poseedor de bastantes pecados capitales3.Y es que el valor real de las personas, queda desvirtuado ante la historia cuando la vida universitaria se politiza.

 

Negrín como Profesor

Como docente, la mayoría de las opiniones recogidas personalmente a personalidades ilustres que fueron sus alumnos (Enrique Parache Guillen, José Botella Llusíá, Luis Tejero Nieves, Cifuentes Delatte - a través de su hijo-, Alvarez-Salas Morís -a través de su hijo-) coinciden en afirmar que era un mal docente, con escasas dotes oratorias y con escasa programación de la materia a enseñar.

Debe recordarse que la carrera docente de Negrín, en la Facultad de San Carlos, se limita -por sus actividades políticas- prácticamente a nueve o diez años (1922/1931) y el balance de su docencia según la opinión oral o escrita de quienes fueron sus alumnos, resulta "aprobado por los pelos", y si no, veamos lo que opinan algunos de ellos:

Severo Ochoa (en entrevista con Marino Gómez Santos): "Explicaba mal, pero sus lecciones eran sumamente estimulantes"

E. Parache Guillén: "Explicaba mal y suspendía demasiado"

Alvarez Salas Morís -a través de su hijo José Luis, 20-II-98-: "Explicaba muy mal, provocando que los alumnos no fueran a su clase; su adjunto Corral, también era muy malo"

Luis Tejero Nieves: "No explicaba bien, los alumnos se aburrían"

José Puche Alvarez: "Sus lecciones ahorraban a quienes le escuchaban, muchas horas de lectura".

Ortiz Picón4 (Una vida y su entorno. Univ. Granada, 1979): "Se ocupaba demasiado de los aspectos bioquímicos, escamoteando realmente la enseñanza de la auténtica fisiología. Era poco didáctico para los estudiantes, pues llenaba la pizarra de fórmulas de aminoácidos incomprensibles para los alumnos. La proporción de suspensos, era considerable"

Pedro Laín Entralgo (Hacia la recta final. Revisión de una vida intelectual, pag.364-367. Círculo de lectores. Barcelona. 1990): "Puede considerarse como un "incitador de vocaciones científicas", al promover, mediante la palabra hablada o escrita, esa vocación, abriendo a la mente del discípulo posibilidades que él, por si mismo, acaso no habría descubierto"5

La opinión de Laín sobre Negrín, en 1990, merece un breve comentario, siempre que no se padezca amnesia. El propio Laín, en 1966, con motivo del cierre del viejo Hospital de San Carlos, escribe una editorial (Arch. Fac. Med. Madrid. IX:2, 1966) en la que analiza el balance de la vieja Facultad, y al citar las Cátedras que él llama "decorosas", incluye en ellas, entre otras, a la de Fisiología que regentó en su día Gómez Ocaña, pero no cita para nada a Juan Negrín, al "incitador de vocaciones científicas". En la misma línea, -creo ya haber señalado en otro lugar-, el dato sorprendente, de cómo en la Ha de la Medicina Contemporánea de Laín (2a Ed. 1963), Juan Negrín no aparece ni en el índice, mientras sí se dedican dos renglones, a Gómez Ocaña y a Augusto Pí y Suñer. ¡Curioso el olvido -viviendo el General Franco- de Pedro Laín!

Grande Covián: "Muchas de las cosas que él hacía, que eran completamente normales en las Universidades de Europa, parecían unas novedades terribles en aquel momento"

A L. F. Jacob, esta afirmación de Grande Covián, le parecía lógica, pues habiéndose formado Negrín en Alemania, con solo contar lo que había visto y vivido en aquel país, ya resultaría novedoso. Grande Covián debiera tener muy presente, que hay que diferenciar entre la elaboración de conceptos originales y creatividad propia, con el mimetismo y servilismo de quienes solo son capaces de reflejar lo aprendido en el extranjero, circunstancia que con excesiva frecuencia se da en nuestro país.

Añade Grande Covián (quien por cierto junto a Severo Ochoa, abandonaron a Negrín, para irse con Jiménez Díaz), que "faltaban libros, y los que había traducidos, eran muy malos". Grande Covián lo decía, influido porque en las clases de Negrín, éste no seguía texto alguno, estando siempre preocupado porque sus alumnos -de quince o dieciséis años- "aprendieran idiomas y leyeran revistas extranjeras", lo cual con frecuencia irritaba a los estudiantes

L.F.Jacob, pensaba, que si para Juan Negrín, no existía ningún texto de Fisiología apropiado, bien pudo, dada su sabiduría y dominio de al menos seis lenguas (francés, inglés, alemán, e italiano), traducir un texto clásico o incluso escribir para la posterioridad, un tratado de Fisiología que sirviera de referencia.6

Gregorio Marañón: en el discurso de recepción de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, que pronunciara el 3 de diciembre de 1947, refiriéndose a que el desarrollo de la medicina en Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, USA, e incluso Sudamérica, ha sido precedido por la obra de fisiólogos ilustres, afirma: "La medicina española, ha tenido su gran histólogo, pero le ha fallado el fisiólogo revolucionario..."

Marañón habla de "los beneméritos esfuerzos de algunos fisiólogos aislados como Gómez Ocaña, Rodrigo Lavín y Pí Suñer", pero..., ni una sola palabra referente a Juan Negrín.

Botella Llusiá (entrevista personal en mayo de 1999): "No era mal docente, lo que pasa, es que si cenaba dos o tres veces y después se iba de..., al día siguiente no podía explicar muy bien"; yo hice la Tesis doctoral sobre la síntesis de urea en la placenta, y la presenté el 15 de julio de 1936, siendo él, el Presidente del Tribunal, ¡fíjese Vd. en que fechas!. Negrín llamó a mi padre para que me fuera a Estados Unidos, debí hacerlo".

Existe pues, una amplia mayoría que coincide en que Negrín no era buen docente.

Respecto a su "Escuela de Fisiología", muchos historiadores le atribuyen como discípulos, a personalidades médicas que apenas permanecieron con él un curso de postgraduado y dos o tres como estudiante. Realmente su herencia científica en España, la constituye Hernández Guerra (fallecido a temprana edad) y José María del Corral (a quien sufrimos el curso 57/58), pues Méndez derivó hacia la farmacología al igual que García Valdecasas, pareciéndonos un atrevimiento considerar a Severo Ochoa como discípulo de su escuela tan solo por permanecer unos cursos como estudiante y uno como postgraduado, y por si fuera poco, lo abandonó en 1935 para irse con Jiménez Díaz, al igual que hiciera Grande Covián.

Severo Ochoa tenía claro que deseaba vivir y trabajar en una sociedad en la que se valorasen más los méritos propios, que los favores políticos y financieros. Solo así se podría hacer investigación y formar "Escuela que perdure" al menos algún tiempo, pues las que surgen del amiguismo y favoritismo circunstancial de una época, están condenadas a desaparecer. De ello en España, existe gran experiencia.

Pero veamos en síntesis su biografía y su carrera profesional, en la que con cierta ironía, nos atrevemos a diferenciar dos tipos de curriculum, el habitual llamado "Vitae" y el político que denominaremos "Vita (por aquello del "Yate Vita") et Aureus" (por aquello del "oro"). No podremos evitar realizar sobre la marcha, algún comentario absolutamente personal, ante las sorprendentes situaciones con las que uno se encuentra.

 

Curriculum Vitae (Abreviado)

Juan Negrín López, nace en Las Palmas de Gran Canaria, el 13 de febrero de 1892, en una familia económicamente bien situada merced al comercio de los plátanos, del tomate y de la patata temprana, del cual su padre -potente hacendado- sabía sacar buen provecho. Toda su familia estaba impregnada de un gran espíritu católico7, incluso un hermano era religioso de la Orden del Padre Claret, en clara contradicción con el aparente agnosticismo del que presumiría gran parte de su vida.

Estudia el bachillerato en el Instituto de La Laguna (Tenerife) y Medicina ¡en Alemania! Una razón convincente que justifique por qué estudió Negrín en aquel país, no la he encontrado en los retazos biográficos publicados sobre su persona (por mas que lo haya intentado) por Alfredo Rodríguez Quiroga en la para mí, laboriosa, interesante y atractiva tesis doctoral sobre la vida científica de Negrín, aunque observo que silencia muchos aspectos negativos del que fuera profesor de nuestra Facultad.

Catorce años (¡14!) debía tener el adolescente Negrín, cuando marchó solo hacia la Universidad de Kiel (Alemania) para iniciar los estudios de medicina, y donde se doctoró el 3 de agosto de 1912 (a los 20 años), en la Universidad de Leipzig, precisamente trabajando con el gran fisiólogo Ewald Hering .

Sorprende el tipo de bachillerato que se estudiaba por entonces en España, que permitía terminarlo a los 14 años; o tenía escaso contenido y resultaba fácil (para algunos) realizar varios cursos en uno o simplemente se trataba de la estructura docente que la ILE (Institución Libre de Enseñanza) preconizaba. También cabe preguntarse, ¿qué y cómo, estudiaban los alemanes, para poder ser Doctor en medicina a los 20 años?8.Y en el caso concreto de Negrín, se dice que además estudiaba "Químicas" y "Ciencias Económicas", aunque cuando regresó a España, le faltaran ¾ partes de la licenciatura (Rodríguez Quiroga)9.

Aunque no sea nuestro propósito extendernos en la biografía de Negrín, sino tan solo ocuparnos de su exilio y de las causas que lo motivaron, resulta difícil hacerlo al encontrarnos con datos que de alguna forma retratan al Prof. de Fisiología y ayudan a comprender su posterior comportamiento.

En 1911, antes de terminar sus estudios, Negrín pese a su privilegiada situación económica, tiene la insolencia de solicitar a la JAE que dirigía Ramón y Cajal, "una pensión para poder continuar estudiando un año más".

La solicitud fue lógicamente denegada, pero le fue reconocida "la consideración de pensionado", lo cual significaba disponer de un "certificado de suficiencia", que le habilitaba para presentarse a Cátedras si este era su deseo cuando regresara a España.

******************************

¡Esto no hay quien lo entienda! -exclamó L. F. Jacob- ¡Ramón y Cajal, todo un genio, y resulta que concede a un "imberbe de 19 años", el certificado de suficiencia para poder presentarse a Cátedras, sin saber si es tartamudo y sin haber acreditado en España, sus estudios en la Alemania de 1911! -mucho poder debe tener la JAE pues "ha lavado el cerebro, hasta al mismísimo Cajal", para intentar demostrar que todo lo que existía en el extranjero, era mejor que lo español-. Yo me quedo con lo que afirmó Marañón en 1947, precisamente cuando ocupó el sillón vacante de Cajal en la Real Academia de Ciencias Exactas y Naturales: "El envío de profesores al extranjero no es lo fundamental; sino el crear profesores que no tengan necesariamente que corregirse en el extranjero". Jacob entendía en el mensaje de Marañón, que a veces con demasiada frecuencia, "se lavaba la mala formación del catedrático, con la lejía de una beca", concedida precisamente por la JAE. Por algo D. Santiago afirmó en alguna ocasión; "no basta declararse investigador para serlo; los descubrimientos los hacen los hombres y no los aparatos científicos y las copiosas bibliotecas". Alrededor de 1912, cuando Negrín terminaba sus estudios, Cajal afirmaba: "Existen actualmente en España, laboratorios tan suntuosamente dotados que los envidian los sabios más grandes del extranjero. Y sin embargo, en ellos se produce poco o nada" (Discurso de Marañón. en la R. Academia de Ciencias Exactas. 3/XII/1947, reproducido en Madrid- Médico, diciembre 1989)

***************************

En Alemania, Negrín coincide en 1910, con Julián Besteiro, quien también estaba pensionado por la JAE, y ambos reciben la influencia de las ideas socialistas, ampliamente extendidas en los ambientes universitarios, aunque Negrín, como veremos, las interpretara años más tarde de forma peculiar.

En Leipzig, Negrín se casa con María Mijailow, estudiante de música y perteneciente a la burguesía rusa exiliada tras la revolución bolchevique (Brit. Med. J. 24 de Noviembre de 1956-citado por Rodríguez Quiroga)

A finales de 1915, ya iniciada la 1ª Guerra Mundial, Negrín regresa a Las Palmas donde reside su familia, pero permanece poco tiempo, intentando primero irse a USA, para lo cual vuelve a solicitar una beca a la JAE, que no se le concede, pero otra vez como "mal menor", la referida Junta, en sesión del 3 de julio de 1916, le designa a propuesta de Ramón y Cajal, Director -junto a Rodríguez Lafora- del laboratorio de Fisiología de la Residencia de Estudiantes.

Sorprende que la JAE, presidida por el propio Cajal10, designe Director del laboratorio de Fisiología11, a un joven de 24 años, quien todavía no dispone en España del título de Licenciado en Medicina12.

****************************

Otra vez sonaron las palabras de L. Ferreiro Jacob, señalando que tal designación le parecía un tanto irregular y que probablemente se cometió un delito de intrusismo y prevaricación y no podía por menos que preguntarse: ¿Qué poder se encontraba detrás de Negrín para que tales hechos sucedieran con el V° B°, nada menos, que de D. Santiago13

Intervine, sugiriéndole a Jacob, que tal vez no existían otros candidatos con mayor experiencia. Me parece improbable que en la Facultad no existiera ningún profesor capaz de realizar las mismas funciones -respondió Jacob- Y si así fuera, ¡pobre sociedad científica la existente en España a los 40 años de la creación de la Institución Libre de Enseñanza (1876)!

También nos sorprendía la inauguración a comienzos del curso 1916/17, del referido Laboratorio de la Residencia, dando la sensación de querer competir con la Facultad de Medicina, donde gracias a las mejoras realizadas en Madrid, por el Decano Julián Calleja, se había iniciado la experimentación fisiológica en España (junto con la escuela catalana de Augusto Pí y Suñer (1879-1965)

Durante el curso 1917/18, Negrín es contratado como Auxiliar Interino de la Cátedra de Fisiología de San Carlos pese a no haber convalidado todavía sus estudios -continua la irregularidad consentida-.

Desde 1916, sus principales colaboradores fueron el también canario y pariente lejano José Domingo Hernández Guerra (1897-1932), fallecido tempranamente siendo sin duda una promesa científica, y José María del Corral García (1889-1971)14

 

Juan Negrín, Catedrático de San Carlos

En julio de 1920 (al mes de habérsele convalidado el grado de Doctor), se convoca la Cátedra vacante de D. José Gómez Ocaña (1860/1919)15, firmando la convocatoria como opositores, Alfonso Medina, Celestino Lorenzo Torremocha (catedrático de Fisiología en Valladolid), Estanislao del Campo (Encargado desde 1918 de la Cátedra de Sevilla), José María Corral García (principal colaborador de Negrín en el Laboratorio de la Residencia, pero subconscientemente "traumatizado" por no emular la trayectoria de su padre -"mi padre y otros sabios de menor cuantía..." -solía decir en clase-, León Corral y Maestro, figura insigne de la Patología General en España y catedrático en Valladolid), y dos opositores que sorprenderán a muchos: Misael Bañuelos, el que sería famoso Patólogo General, y Carlos Jiménez Díaz, quien habiendo terminado en junio de 1920, al mes siguiente con 22 añitos, firma las oposiciones a la Cátedra de Fisiología. ¿Acaso era la fisiología la primera vocación de Jiménez Díaz?, ¿O tal vez se trataba de ser Catedrático de cualquier disciplina con tal de serlo?16

Pero debieron pensarlo bien los opositores y finalmente solo se presentaron Torremocha, Del Campo y Juan Negrín.

El Tribunal estaba constituido por el Decano Sebastián Recasens y Girol (1862/1933), catedrático de Ginecología, Manuel Márquez Rodríguez (1872/1961), Catedrático de Oftalmología de Madrid desde 1911, Teófilo Hernando Ortega -"el organizador de la oposición"-, Catedrático de Farmacología y Terapéutica de Madrid desde 1912, Tomás Maestre (1859-1936), Catedrático de Medicina Legal y Jesús María Bellido Golferich, Catedrático de Fisiología de Zaragoza, Granada y a partir de 1930 de Barcelona. Un tribunal en el que llama la atención que solo existiera un miembro que fuera realmente fisiólogo.

El veredicto fue por unanimidad: Catedrático de Madrid, D. Juan Negrín. Debe recordarse que, cuando muere Gómez Ocaña (1919), quedando vacante la Cátedra, Negrín no había convalidado aún el Título de Doctor. Hasta la celebración de las oposiciones, transcurrieron prácticamente tres años. Por aquel entonces, como siempre en España, "las cosas de Palacio, van despacio", según convenga.

Con la consecución de la Cátedra en San Carlos, el laboratorio de la Residencia, queda como un lugar de investigación donde se incorporan eventualmente estudiantes y postgraduados para colaborar transitoriamente o realizar tesis doctorales. De esta forma, en el curso 24/25, encontrándose en 2° curso de medicina, acudirían Severo Ochoa y su íntimo amigo José María García-Valdecasas y posteriormente se incorporarían, entre otros, Blas Cabrera Sánchez, Rafael Méndez, Grande Covián, Manuel Peralta, Pedro de la Barreda, José Puche (procedente de la escuela catalana), Ruíz Gijón e incluso Dehesa Bahido, quien sería profesor de Anatomía y uno de los mejor considerados en la Facultad, según todos los testimonios, con la excepción de Grisolía, que a lo mejor resulta que no iba a clase.

Dependiendo del Laboratorio de la JAE, muchos de los colaboradores de Negrín, obtenían pensiones para completar su formación postgraduada en Europa, siendo elegidos los lugares (generalmente Alemania) por el propio Negrín, evidenciando una vez más, "una generosa actitud de respetar la voluntad ajena".

De gran poder debía gozar Negrín, pues al poco de proclamarse la República, concretamente el 9 de julio de 1931 y siendo ya Secretario de la Facultad de Medicina (con Sebastián Recasens, como Decano17), la Junta de Gobierno de la Universidad (siendo Rector José Giral18), le nombra por unanimidad, "Interventor de la Universidad Central y de su Patronato". Era Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, Marcelino Domingo (a quien algunos también relacionan con la masonería)

El 9 de noviembre de 1931, el Presidente del Gobierno, D.Manuel Azaña y a propuesta del Ministro de Instrucción Pública (¡otra vez Marcelino Domingo19), nombra a Negrín, Secretario Ejecutivo de la Junta de la C. Universitaria, de la que era presidente D. Niceto Alcalá Zamora, como Presidente de la República y vocales varios catedráticos de medicina (León Cardenal -vicerrector con Giral-, Teófilo Hernando, Pittaluga, Cajal y Marañón), todos "vocacionalmente republicanos", con la excepción de D. Santiago que a juzgar por sus escritos estaba en otra "longitud de onda".

Mal debían estar las cosas en la Facultad, muchas "mafias debían existir" o muv bueno era Negrín, pues no parece lógico que "el último que se sube al tren, se establezca en maquinista", pues como ha quedado señalado, Negrín un catedrático recién incorporado, fue muy pronto nombrado Secretario de la Facultad.

En 1932, continuando Negrín de Secretario de la Facultad, con el Decano Recasens, promueve la creación de la "Escuela de Profesores de Educación Física", dentro de su cátedra de Fisiología, y además genera, ¡no faltaba más!, una plaza de Profesor permanente con la titulación de Prof. de Fisiología de la Educación Física, que seria cubierta por concurso-oposición, pero mira por donde, ¡pura casualidad!, el encargado de impartir la nueva disciplina, sería el colaborador de Negrín, Blas Cabrera Sánchez20, hijo de su paisano Blas Cabrera y Felipe quien poco antes había sido Rector de la Universidad de Madrid.

*****************************

El análisis de los acontecimientos sucedidos en 1934, aporta en mi criterio, datos valiosos para comprender aún más la personalidad de Negrín y las circunstancias favorables que le rodeaban en ese preciso momento.

El 4 de enero de 1934, el propio Negrín, en virtud de la existente Ley de Incompatibilidades, solicita la excedencia forzosa como catedrático de San Carlos, por haber sido elegido Diputado a Cortes por la circunscripción de Madrid (era canario, había permanecido diez años en Alemania y había sido diputado por Las palmas en 1931 junto a Marcelino Pascual, gracias a los "portuarios" -dirigidos por Rodríguez Dorestes- y a la influencia de su padre en Las Palmas). Era pues, ¡un madrileño de "pura cepa"!

El vicerector D. León Cardenal, comunica al Decano de la Facultad (Prof. Sánchez-Covisa que el Ministerio (¡Marcelino Domingo otra vez!), accede a la situación de excedencia forzosa concediéndosele los dos tercios de los haberes y derechos que disfrutaba en ese momento.

Pero seis días después (el 10 de enero de 1934), el Ministro ¡Marcelino Domingo!, -siendo Rector D. Claudio Sánchez Albornoz- autoriza a Negrín para continuar en la función docente de su Cátedra, en un alarde republicano de justicia social y de ejemplo de hacer cumplir la Ley de Incompatibilidades.

Para L. F. Jacob, alrededor de Negrín se respiraba un claro tufo de tráfico de influencias en relación con las simpatías políticas21

***************************

Pero el año 1934, fue testigo también, de un hecho que ha dado lugar a un infundio hartas veces repetido: "A Severo Ochoa, a todo un Premio Nobel, el sistema de Oposiciones de España, le impidió ser Catedrático de Fisiología".

Además de recordar, que si el sistema de oposiciones español hubiera hecho Catedrático a Severo Ochoa, éste científico probablemente no hubiera sido Nobel, digamos que en este caso no hubo fallo del sistema de oposiciones, sino intención premeditada del Prof. Negrín, con ayuda de algunos de sus secuaces, de que Ochoa no sacara la Cátedra. Si no, veamos como trascendió la oposición.

En 1934, se convocan oposiciones para cubrir la Cátedra de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Santiago de Compostela. Y el "demócrata socialista" Juan Negrin, presiona a Severo Ochoa para que las firme y se presente a ellas, lo cual realiza en enero de 1936 (dos años después de ser convocadas).

El Tribunal estaba constituido por Juan Negrín, José Estella (catedrático de Terapéutica Quirúrgica de Madrid), Celestino Lorenzo Torremocha (catedrático de Fisiología de Valladolid, José Puche (catedrático de Fisiología de Valencia y colaborador político de Negrín) y J. García Valdecasas (Catedrático de Fisiología de Granada, desde Enero de 1935, íntimo amigo de Ochoa y colaborador de Negrín)

Un tribunal sumamente favorable para Severo Ochoa, pues razonablemente contaba con tres votos, dado que fue Negrín quien le animara a presentarse. Cuando Ochoa firma la oposición (1934), su amigo García-Valdecasas, todavía no era Catedrático; el retraso en la celebración de las Oposiciones (Enero/Febrero de 1936), permitió que Ochoa tuviera en el Tribunal a su amigo desde el bachillerato y teóricamente un voto más a su favor. José Puche, votaría a quien dijera Negrín, que en buena lógica seria a Ochoa, pues fue él quien casi le obligó a que firmara las oposiciones.

De los opositores firmantes, solo se presentaron Jaime Pí y Suñer Bayo, Oriol Anguera y Severo Ochoa El tribunal decidió por mayoría, a favor de Pí y Suñer Bayo, merced a los votos de Negrín, Puche y García Valdecasas

¿Qué había sucedido desde 1934, para que Negrín cambiara de opinión?, pues sencillamente que el curso 35/36, Severo Ochoa decidió abandonar a Negrín e irse con Jiménez Díaz junto con Grande Covián, lo que generó en el poderoso Negrín, un gran disgusto según testimonio del propio Ochoa, a Marino Gómez Santos.

Severo Ochoa no fue Catedrático en España, no por el sistema de Oposiciones, sino porque no le interesaba la docencia (el quería investigar y que le dejaran tranquilo) y sobre todo porque "no le dio la gana" a Juan Negrín.

********************************

En el sentir de Jacob, la forzada experiencia de Ochoa como opositor (como la de otros muchos), debiera haber servido de enseñanza y punto de partida para modificar el sistema de acceso al profesorado de medicina, pues queda claro que se puede ser un gran investigador y carecer de dotes pedagógicas, no gustarle la docencia e incluso desagradarle el contacto con los enfermos. Se insiste demasiado a la hora de seleccionar el profesorado en su curriculum investigador, prestándose escasa atención a su capacidad didáctica y a sus conocimientos sobre la disciplina a la que oposita.

La Universidad, la Facultad de Medicina, debiera acoger, ¡cómo no!, a investigadores puros, sin que tengan la obligación de impartir docencia. ¡Cuantos profesores numerarios existen en la actualidad en las facultades de medicina, que carecen de vocación docente e incluso de experiencia asistencial y que solo su curriculum investigador le alzó a las más altas cotas académicas!

De igual forma debe acoger, al que dominando el "oficio médico", sienta vocación y aptitudes docentes y no esté carente de creatividad, aunque no brille con el tubo de ensayo o el animal de experimentación

¡Todos ellos, tienen cabida en la Facultad de Medicina! Solo falta legislar para colocar a cada uno en su sitio, donde más puedan rendir a la sociedad. Es probable, que en lo que respecta a Medicina, deba recuperarse la figura del profesor de Clínica Médica con sus distintos niveles incluido el de Catedrático.

En España, con su picara idiosincrasia, debiera recuperarse el sistema tradicional de oposiciones con algunas correcciones, creando especialmente una figura que se establezca como notario de las oposiciones y cauces adecuados para que se pueda castigar severamente la práctica de endogamia y el tráfico de influencias. Soluciones existen, solo falta actitud positiva de realizarlas.

 

Juan Negrín y Severo Ochoa.

Información sesgada relaciona a Severo Ochoa como discípulo de Negrín; de esta forma se incrementa el lauro de D. Juan, al haber logrado que un miembro de su escuela fuera premio Nóbel.

En España, cuando alrededor de un individuo se crea una atmósfera que traduce ser un sabio y eminente científico, no faltan quienes se otorgan la condición de ser discípulo de tal eminencia. Algo de ello ha sucedido en medicina principalmente con Juan Negrín y también con Gregorio Marañon, Teófilo Hernando y Carlos Jiménez Díaz y no tanto con D. Santiago Ramón y Cajal (quien dejó escuela indiscutible y de probada valía).Muchos médicos, con frecuencia mediocres, se han considerado "discípulos de tal o cual escuela", por haber escuchado al maestro "media hora" en una clase, en la que además probablemente se durmieron.

Es probable, que si Severo Ochoa no hubiera sido galardonado con el Nobel, pocos le relacionarían con Negrín o con Jiménez Díaz y sería tan conocido en el colectivo médico como lo pueda ser Puche, Hernández Guerra, Blas Cabrera o Rafael Méndez por poner un ejemplo. De hecho cuando estudiamos fisiología con Corral, sí nos dijo "lo de su padre y otros sabios..., también que había conocido a Lenin estudiando en Alemania (donde conoció a Negrín); nos contaba a diario "la filosofía de la vida", pero ni una sola palabra sobre Severo Ochoa. Antonio Gallego, de quien también recibimos clases, tampoco citó a Negrín, tal vez porque no tuvo tiempo al hablarnos mil veces, de lo bueno que él era, de su estancia en el Instituto Rockefeller, de Lorente de No y del "compuesto "Q" de Kendall. Lo mismo hicieron el resto de profesores de fisiología durante dos cursos -¡que no fue un par de clases!-. A partir de 1959, a presumir España entera del premio Nóbel "norteamericano".

En lo concerniente a la relación entre Ochoa y Negrín, tal vez la confusión surge porque el propio Severo Ochoa afirmara en su día (entrevista a Marino Gómez Santos): "la única luminaria que encontré en la Facultad de medicina, fue la de D. Juan Negrín, y en cierto modo la de D. Teófilo Hernando".

Sorprende que Ochoa, olvide a Marañón, Jiménez Diaz, la Escuela de Cajal al completo, y a otros clínicos excelentes de la época tales como Madinaveitia y E. de Salamanca, entre ellos.

Con todos los respetos para D. Severo, a Jacob no le parecía acertada ni justa, su declaración a Marino Gómez Santos, pues partía de premisas erróneas. Su opinión no puede considerarse objetiva cuando presuntamente se identifica con Negrín, al reconocer que su pensamiento siempre había sido "muy republicano y socialista". Pues no debe olvidarse que Severo Ochoa era sobrino de D. Álvaro de Albornoz22 y que Ochoa salió de España con un salvoconducto "muy especial" proporcionado por el propio Negrín, lo que facilitó que su esposa llevara escondidos en el cinturón, nada menos que "siete mil (7.000) dólares" (de 1936), como ya hemos señalado.

Además, la opinión de Ochoa al respecto, carece de valor al haberse "anclado" en 2° curso de la licenciatura, como alumno interno de fisiología, lo cual le impidió conocer otros profesores con quien poder comparar. Por si fuera poco, fue "alumno libre" a partir de 4° curso por indicación de Negrín. Pero es que, ¡el lo tenía claro!, su vocación era indiscutiblemente bioquímica, estaba fascinado por la fisiología y decidido a dedicarse a la investigación.

Severo Ochoa, repitió además en numerosas ocasiones: ¡Nunca se me pasó por la imaginación, ejercer medicina! Lo que no nos explicamos, es por qué estudió esa carrera pudiendo haber optado por las Ciencias Exactas y Naturales. La Licenciatura de Medicina solo debieran estudiarla los que sientan la vocación de ser médicos en sentido estricto o deseen ser experto en cualquiera de las distintas especialidades, cuyo estudio y formación práctica se adquirirá en el postgrado.

Si la vocación de Ochoa hubiera sido "clínica", no cabe duda que "su iluminaría", hubiera sido tal vez Madinaveitia, Agustín del Cañizo, Salamanca, Nóvoa Santos, Jiménez Díaz, y a lo mejor Marañón, dejándose llevar por su indudable cultura, inteligencia, capacidad de trabajo, su fama de ensayista y sus relaciones públicas. Queda desde luego descartado que Ochoa encontrara "su iluminaría" en Márquez (catedrático de Oftalmología) o D. Sebastián Recasens (catedrático de Ginecología), en cuyas asignaturas tuvo el premio Nóbel, dificultades para aprobarlas, pues fue suspendido en la convocatoria ordinaria.

La relación de Ochoa con Negrín se limita a los cursos de la licenciatura (1923/29) con la excepción de los veranos que pasa en Glasgow y Berlín (con Meyerhof). Realizada la tesis en septiembre de 1929, vuelve con Meyerhof, con quien permanece hasta 1931, regresando a Madrid con Negrín con quien permanece en el laboratorio de la Residencia hasta finales del curso 34/35, fecha en la que acepta la propuesta de Jiménez Díaz para dirigir la Sección de Fisiología de su Instituto de Investigaciones Médicas, lo cual lleva implícito abandonar a Negrín, cosa que nos sorprende "siendo tan sabio".

Pero durante el periodo (1931/34) que teóricamente permanece como postgraduado con Negrín, Ochoa permanece catorce meses en el "National Institute for Medical Research de Hampstead (Londres), trabajando con Haroíd W. DudIey en su primer trabajo sobre enzimología. Coinciden además estas fechas, con el periodo de actividades políticas (1931/39) de Juan Negrín, que prácticamente le obligan a abandonar la investigación y la docencia. ¡Dudosa vocación docente y escasa entrega a la Facultad, la de D. Juan Negrin!, pues si obtiene la Cátedra en 1922 y a partir de 1931, se dedica a la política, pueden contabilizarse como mucho, ocho o nueve años de dedicación a la Facultad de San Carlos.

Dudamos pues, que Ochoa pueda ser considerado "de la Escuela" de Negrin, Su Nobel, se lo debe en nuestro criterio, a su propia vocación científica (repitamos que no le gustaba la docencia ni la práctica de la medicina), a la formación y orientación adquirida fundamentalmente con Meyerhof (en Berlín y Heidelberg), a su buena situación económica y facilidad de obtener becas -incluso como estudiante-, sus privilegiadas relaciones políticas (su tío Alvaro de Albornoz -Ministro-, su hermano -Alcalde de Luarca-, Negrin, etc.) y sobre todo a la infraestructura encontrada en los EEUU, incluyendo naturalmente a su colaborador Arthur Konberg.

*********************************

Definitivamente, el año 1934 fue muy movido para el profesor Negrín. El 19 de octubre de ese año, Negrin solicita a la Universidad Central, a través de la JAE, el traslado del Laboratorio de Fisiología de la Residencia, a las nuevas instalaciones de la Facultad, en la Ciudad Universitaria, considerándose solo "como inquilinos a título gracioso" -palabras textuales de Negrin, del propio Catedrático de fisiología de la Facultad-, pues el Laboratorio de la JAE, guardaría una completa autonomía en relación a la Facultad.

El oficio de la JAE, promovido por Negrin, no tiene desperdicio, recordándonos comportamientos similares de otros "salvadores científicos de la Patria". Reproduzcamos algunos de sus párrafos (merced a la interesante investigación realizada por A. Rodríguez Quiroga en su Tesis Doctoral, a la que necesariamente venimos haciendo referencia) para que el lector adquiera criterio propio sobre el tema:

"La JAE, considera que el Sr. Negrín (a la sazón Diputado en Cortes), desea mantener el principio de que sus centros de investigación sean independientes de toda restricción académica y de toda finalidad de enseñanza universitaria, preparación de exámenes u obtención de títulos…La JAE acuerda comunicar a la Facultad de Medicina la propuesta del Sr. Negrín (catedrático de Fisiología pero, repito, Diputado en Cortes), para que ella decida si desea o no que la JAE, tenga en la C. Universitaria un local donde con plena independencia y responsabilidad, pueda instalar el laboratorio de Fisiología que el Dr.Negrín (ahora le denomina Dr.) desea".

"La resolución de la Facultad, -continua el oficio- y el presupuesto para el sostenimiento del nuevo laboratorio, serian base para fijar en un convenio entre la Facultad y la JAE, las condiciones de entrega del local y organización de los servicios"

**************************

¡Estas son lentejas, si las quieres las tomas y si no las dejas!, exclamó airado L. F. Jacob, al conocer estos hechos. Pero, ¿quien es la JAE para imponer condiciones a la Facultad? Pues mira -respondí- la JAE es uno de los tentáculos de la ILE (Institución Libre de Enseñanza), creada, como tu sabes, por Giner de los Rios y a quien todo el mundo relaciona con la filosofía de Krauss, con la masonería en una palabra. Y, como tu sabes muy bien, durante la 2a República, la mayoría de sus políticos eran masones. Claro, ahora comprendo mejor el comportamiento del Ministro de Instrucción Pública, Marcelino Domingo y también del anterior Rector Giral. Y vete a saber si lo era también el Decano Márquez. Si lo que estamos pensando es cierto, seguro que la Facultad de medicina "se baja los pantalones" ante el insolente y retante oficio de la JAE, promovido por Negrín.23

El laboratorio de Fisiología de la JAE, se instaló el curso 35/36, en los bajos del actual pabellón IV de la Facultad de Medicina de la C. Universitaria que se había inaugurado en 1934. Siguió bajo la dirección de Negrín, pero inmerso éste en la política, pronto se haría cargo de su dirección, José María del Corral García24. Precisamente con este profesor, el 17 de julio de 1936, un grupo de estudiantes (Antonio Gallego, Álvaro Gracia, entre otros) abandonaba el Laboratorio, y acompañando a Corral andando hacia la Moncloa, comentaban con pesimismo el futuro del mismo, al conocerse ya el alzamiento militar habido ese mismo día en Melilla.

 

Negrín y su curriculum "Vita" et "Aureus"

"Curriculum Aureus"

Ya iniciada la guerra civil, el Catedrático de Fisiología de San Carlos, es nombrado Ministro de Hacienda y Economía, siendo Presidente del Gobierno, Largo Caballero. Interesa recordar que Indalecio Prieto ocupaba la cartera de Marina y de Aire, y que Julio Alvarez de Vayo, era Ministro de Estado.

El Prof. Negrín batiendo todos los record de irresponsabilidad en un político europeo, y probablemente sin sentirse español25, embarca en Cartagena (Murcia) el día 25 de octubre de 1936 (con destino a Odesa -Rusia-), nada menos que 7.800 cajas de oro procedentes del Banco de España, que entonces disponía de la tercera reserva de oro del Mundo.

Según Indalecio Prieto, él no sabía nada, enterándose cuando el oro ya estaba embarcado. ¡Todos se disculpan! ¡Nadie sabía nada!

L. F. Jacob oyó contar numerosas veces a su abuelo (que había trabajado de vigilante en la estación de Mediodía -Atocha-, más concretamente en un apeadero conocido como "El Río de La Plata"), que en aquellas fechas "salían vagones enteros cargados de oro, sin conocer su destino".

Salvador de Madariaga, historiador nada sospechoso de franquista, añade en su "España, Ensayo de Historia Contemporánea", cuantiosa y sabrosa información al respecto, afirmando que "a quien le es imposible eludir la responsabilidad de este inaudito transporte de oro, es al Dr. Negrín".

La cantidad de oro remitida a Moscú era de "510.079'592 Kgs" (¡Más de medio millón de kilos de oro de 1936!), equivalentes a "1.581.642.100 pts/Oro de 1936".

Según Luis Araquistain (1886/1959)26, también socialista (referido por Madariaga), el famoso "oro de Moscú", se depositó a nombre de Largo Caballero, Indalecio Prieto y Juan Negrín, y todas las salidas que se hacían en Moscú, se realizaban a nombre del depositante no 1, que era precisamente Negrín.

El oro llegó a Moscú, el 6 de noviembre de 193627, custodiado por cuatro funcionarios a quienes se dijo que iban a Francia. Según Indalecio Prieto, los funcionarios permanecieron obligadamente dos años en Rusia, y cuando se les dejó salir, se les dispersó a las partes más lejanas el uno del otro (Estocolmo, Buenos Aires, Washington y Méjico). Todavía tuvo el cinismo Negrín, el 20 de Enero de 1937, de publicar una nota oficiosa, negando que las reservas de oro, hubieran salido de España ¿Dónde encuentra Marichal, "la honradez política e intelectual de Negrín, como rasgo fundamental de su actuación política"?; ¿dónde encuentra Viñas, el que Negrin fuera "gran estadista y ejemplo de ética"?

La realidad parece ser, que Negrín tenía pactada con la URSS, la entrega del oro, antes incluso de recibir armamento.

Según Hugh Thomas, desde octubre de 1936 (antes de esta fecha, según Madariaga -en septiembre ya se encontraban en España asesores rusos-) los republicanos obtuvieron material bélico, no muy moderno pero sobre todo varios centenares de asesores militares soviéticos y el Gobierno ruso patrocinó a través de la III Internacional (el Komintern), el reclutamiento de varias decenas de miles de voluntarios internacionales para "la causa republicana", que eran realmente comunistas en su mayoría y que desfilaban orgullosos con el puño cerrado.

Un mínimo de sentido común obliga a reflexionar y plantearse, cómo a los dos meses de iniciarse una sublevación militar, la República, ducha ya en revoluciones y pronunciamientos militares (Jaca -1930-, Sanjurjo -1932-, Asturias-1934-, situaciones todas ellas controladas), precisa ya, ayuda internacional, procediéndose al expolio de las reservas del Tesoro. ¿O acaso se daba por hecho -y Negrín era conocedor- la prolongación de la guerra civil en España, estando todo pactado entre el Eje y la URSS, con el V° B° de los países occidentales, creyendo éstos que la cosa no les afectaría? ¿Acaso la República en virtud de la "genialidad" de Azaña, no disponía de medios para aplastar un golpe militar?

Siguiendo a Madariaga, resulta lícito pensar, que el Frente Popular español, estaba manipulado por Moscú, a quien le importaba un bledo la República española de "los profesores e intelectuales", pues lo que realmente deseaba era implantar en España un régimen comunista, a través de la estrategia de los frentes populares, pero siendo necesario que el partido comunista no apareciera como protagonista.

En España, probablemente sin saberlo, ni siendo su intención, por supuesto, los anarquistas y los comunistas del POUM (quienes "tan bien" se llevaban con Negrin28), y por supuesto Franco, impidieron el plan estratégico de la URRS.

Madariaga señala, que Negrín, siendo Ministro de Hacienda, había sido elegido por Moscú como sucesor de Largo Caballero, ya que Álvarez del Vayo, Ministro de Estado, no les servia dada su condición de agente comunista al servicio de la URSS; se necesitaba "un socialista" menos sospechoso de concomitancia alguna con el comunismo.

Para Indalecio Prieto, el socialista moderado y en un tiempo amigo de Negrín, la resolución más grave tomada por éste, fue la de llevar a Rusia el oro del Banco de España, siendo él quien aprobó, justificó y autorizó con su firma, las extracciones de fondos a cuenta del importe de tan colosal depósito.

*******************************

Esta narración del exilio de Negrin, ocupa mayor extensión de la programada, por la insistencia de nuestro condiscípulo y amigo L. Ferreiro Jacob, a quien le parecía que Negrín era merecedor de un tratamiento especial, no solo por su protagonismo en la historia contemporánea de España, sino porque también de forma indirecta, su conducta política había marcado su primera infancia pues cuando vino al Mundo entre bombas incendiarias (junio de 1937), bien podía haberse acabado ya la guerra civil, la cual se prolongó por su obsesivo servilismo a las ordenes de Moscú. Por ello -decía Jacob- me "amamantaron" durante más de un año, "me inflé de puré de lentejas -"las píldoras de Negrín"- (lógicamente no podía comer "las latas de carne rusa" de las brigadas internacionales), me bautizaron a los tres años y tuve como primeros juguetes, los cascos y armas de todo tipo, abandonados (tras finalizar la guerra) en un vaciado existente donde vivía (en la calle Gabriel y Galán no 2), en el mismo lugar donde las cuatro gallinas que mi padre criaba, se las llevaban una serie de energúmenos al grito de ¡UHP.compañeros!.

-También mi madre sufrió lo que nadie sabe, pues estando embarazada precisamente de mí (después de haber perdido una niña de cinco o seis años), a mi padre, estando sembrando habas, le llevaron a la "checa de Fuencarral" con la intención de "darle el paseillo", por el simple hecho de tener criterio propio y decir ¡Adiós! en vez de "Salud Compañero! Y espera que no participara en la detención, aquel picapedrero que describe Madariaga, de nombre José Puig Lázaro, que llegando a ser capitán de los milicianos y presidente de la "checa" del Círculo de Bellas Artes de Madrid, asesinó a seiscientas personas.

La mayoría de la juventud actual -prosiguió Jacob-, incluso sus padres y por supuesto los médicos actuales, saben poco de este profesor de San Carlos29. Claro que no es de extrañar, pues en la Historia de la Medicina que escribió -y nos explicó- Lain Entralgo30, no le dedicaba ni un solo renglón a este personaje, que tampoco figuraba en el índice.

Coincidía con Jacob, en que la prolongación de la guerra civil, que bien pudo acabar en noviembre del 36, puede atribuirse a la intervención del eje Hitler-Musolini por un lado y la URSS por otro, con la colaboración de la "aparente" pasividad y ambigüidad mostrada por los países occidentales, pero que ello no eximía de culpa, a la propia actitud del gobierno republicano, que presidido por Negrín, estaba más atento a las consignas de la masonería y de Moscú, que a evitar sufrimiento a la población española. El Gobierno, con Azaña a la cabeza, en el mismo año 36, no debía tener esperanzas de abortar el golpe (o tenían un exagerado miedo), pues le faltó tiempo para "salir pitando" (hacia Valencia primero y en Abril de 1938, hacia Barcelona), abandonando absolutamente a la población civil madrileña. Tal vez les faltó, el valor e ideales de Buenaventura Durrutí y la honradez y dignidad de Julián Besteiro.

******************************

 

Curriculum "Vita" (del Yate...)

Por si fuera poco para España el alzamiento militar de Franco, en mayo de 1937, los anarquistas (CNT y FAI) y el POUM (partido Obrero Unificado marxista), se sublevaron contra el gobierno de la Generalitat catalana, provocando la dimisión del "Lenin español". Francisco Largo Caballero, al no poder éste controlar la situación. En tan críticos momentos, le sucede "un Catedrático de San Carlos", Juan Negrín López, en palabras de Madariaga, un burgués de lomo y tomo, con modales de niño bien educado y dominador de lenguas (francés, inglés, alemán, italiano y ruso).El gran fisiólogo de la JAE, el Catedrático de Fisiología de la Universidad Central, el "republicano y socialista" Negrín, consigue la Presidencia del Gobierno de la 2a República presidida por el contradictorio y débil, Manuel Azaña. De inmediato confía el Ministerio de la Guerra (¡que casualidad!) a Indalecio Prieto, y la Jefatura del Estado Mayor a Vicente Rojo31

********************************

¡Que diferencia la de Negrín, con otros profesores de San Carlos! Tan liberales y republicanos como pudiera presumir ser Juan Negrín, lo eran Tello, León Cardenal, Agustín del Cañizo o Teófilo Hernando por citar tan solo a algunos profesores que prefirieron dedicarse a la ciencia o a la docencia, en vez de sacrificar su vocación a actividades políticas que solo poder podían ofrecer.

Con la Presidencia del Gobierno, a Negrín se le olvidó su vocación científica, se le había olvidado incluso, la Institución Libre de Enseñanza que tanto hizo por él. Solo mantenía presentes, a Álvarez del Vayo y a los antiguos colaboradores del laboratorio de la Residencia, a José Puche y Rafael Méndez, quienes serían también sus colaboradores políticos.

Merced a la información aportada por Indalecio Prieto, se conoce un episodio (que añade un matiz más a la personalidad de Juan Negrín) que si lo hubiera publicado Ricardo de la Cierva o el Marqués de Lozoya, muchos historiadores "progresistas" (de esos que no habiendo vivido los acontecimientos y ni siquiera consultado los archivos, se consideran mas "papistas" que el Papa), enseguida hubieran afirmado, que era una versión de "la derecha de siempre".

Resulta que en plena Guerra Civil, el Jefe del Gobierno, nuestro catedrático Juan Negrín, en el verano de 1938, "no teniendo otras cosas en las que ocuparse", decide asistir al Congreso Internacional de Fisiología celebrado en Zurich -¡que gran inquietud científica la del Profesor! -

Tras la sesión de apertura, donde procuró que se le viera, "se escabulló" sin que nadie conociera su paradero. Indalecio Prieto denuncia, que Negrín no participó ni como simple oyente. Se creyó en una de las "escapatorias amorosas a que solía empujarle su pictórica vitalidad" (Jiménez Losantos, refiriéndose a las memorias de Largo Caballero). Pero Prieto parece que conocía la verdad, el Congreso de Zurich había sido pretexto para encubrir la causa del viaje. Desde Zurich, Negrín se trasladó a una recóndita aldea suiza-alemanica, donde le aguardaban emisarios de Hitler, quienes le ofrecieron apoyo, si éste se comprometía a establecer en España, un régimen político similar al nazista. Negrin solicitó una demora para la respuesta, pues resultaba un deber suyo, consultar el caso con Rusia que tanto le estaba ayudando". Su Maestro", Josif Vissarionovic Dzugasvilli, -conocido como Stalin-, le dio un consejo negativo y en consecuencia fue también negativa la respuesta al Führer.

Rodríguez Quiroga -citando a Rafael Méndez-, ofrece otra versión, según la cual, "Negrin se entrevista con W. B. Cannon, profesor de fisiología de Harvard, conocido por su defensa de la causa republicana española y a quien ya nos hemos referido al tratar de la depuración del profesor Tello. Aunque desconfiamos parcialmente de ambas versiones, nos ofrece más credibilidad la ofrecida por I. Prieto; ¡cuando el río suena, aguas lleva!

****************************

.El día 5 de marzo de 1939 se forma el Consejo Nacional de Defensa que presidiría el general Miaja Menat, y a la mañana siguiente, Juan Negrin abandonaría España rumbo al exilio; y lo hizo en un avión "Douglas" que partió desde un improvisado aeródromo situado entre Elda y Monóvar (Alicante) -"posición militar Yuste"- trasladándole a París, donde permanecería hasta el inicio de la 2a Guerra Mundial. Como "compañeros de viaje" iban Dolores Ibarruri ("La Pasionaria"), Ma Teresa León, Rafael Alberti, Álvarez del Vayo, General Cordón y otros dirigentes del Partido Comunista.

Al día siguiente, saldrían de España, Irene Falcón, Enrique Lister (cantero de profesión que había ocupado la jefatura del famoso Quinto Regimiento), Juan Modesto y Uribe Galdeano, entre otros miembros del Partido Comunista. Santiago Carrillo seria el último de los dirigentes comunistas que abandonaría España, pues partió de Madrid el 27 de marzo de 1939.

Algunos de sus colaboradores y amigos médicos, tales como José Miguel Sacristán y Puche Álvarez, lo habían hecho con anterioridad (al anochecer del 29 de enero de 1939, cruzando la frontera de Francia por Cerbére) en compañía de Antonio Machado32 su hermano José (sosteniendo a su anciana madre), el poeta Caries Riba, los doctores hermanos Trías, los hermanos Xirau, los profesores Navarro Tomás y Roura, Ricardo Vinos, Corpus Barga33 y algún otro34.

En París, Negrín funda el 31 de marzo de 1939, el SERE (Servicio de Evacuación de la República Española) y en el se depositan fondos del tesoro de España, que el Gobierno de Negrín había conseguido traer a Francia, así como los depositados durante la guerra civil en diversos Bancos extranjeros. Daniel Sueiro, estima el valor de estos fondos en algo más de "tres millones de dólares de la época". El objetivo del SERE, sería financiar y organizar, la salida de exiliados especialmente hacia Hispanoamérica y preferentemente hacia Méjico, merced a la "generosidad" del entonces Presidente Lázaro Cárdenas, quien abrió sus puertas a los exiliados españoles (unos 30.000 en su conjunto, según J. Luis Abellán) por la presión ejercida desde Rusia y a nuestro juicio por lo apetitoso que resultaba para el Presidente Cárdenas, depositar en Bancos mejicanos, tan cuantiosos depósitos. Probablemente por esa "generosidad", se prolongarían tanto las malas relaciones entre Méjico y España, incluso en tiempos en que excepto "Rusia y sus satélites", todos los países importantes del mundo tenían embajador en Madrid.

Los fondos del SERE, estaban administrados por José Puche Alvarez35 -lo mismo que si fuera Negrin el administrador- y tenÍan una orientación preferente hacia el sector comunista y dentro de este a un sector muy selectivo (políticos, militares, etc.), los cuales cobraron subsidios durante cierto tiempo. (S.Madariaga, 1955).

Pero, preste el lector atención sobre la intencionalidad e integridad del profesor de San Carlos: seis días antes de la creación de esa, a nuestro juicio pantomima, denominada SERE, concretamente el 24 de marzo de 1939, llegaba a Veracrúz (Méjico) -según nos cuenta Javier Rubio- el famoso "Yate Vita", con un importante tesoro valorado en 50 millones de dólares de la época -según J. Rubio y S. Madariaga- y en 180 -según Sueiro-.

Según refiere el comunista y hombre de confianza de Negrín, Louis Fischer, en "Men and politics"( New York,1941 -citado por Madariaga-), hacia finales de 1938, el gobierno republicano español (léase el propio Negrín), alquiló un elegante hotel en Deauville, lugar famoso de veraneo en la costa de Normandía y a unos 140 Km. de París. En este hotel (habitado por dos supuestos ricachones sudamericanos, con sus respectivas bellas damas), depositó Negrín el tesoro que había acumulado, y desde ese lugar salieron durante la primera quincena de febrero de 1939, enormes cajas llenas de diamantes, zafiros, esmeraldas, perlas y joyería de plata, oro y platino, para cargarlos en el "Yate Vita".También se cargaron cajas fuertes con acciones y obligaciones, robadas por los revolucionarios en las cajas de seguridad de bancos y cajas de ahorro. Las joyas procedían de incautaciones realizadas a comienzos de la guerra, a aristócratas, terratenientes, magnates industriales, "fascistas" -las comillas son del propio Mr. Fischer- ejecutados o encarcelados, y en general a cualquiera que oliera a simpatizante de Franco. Salvador de Madariaga matiza aún más este expolio, señalando que también procedía el tesoro, de gente llana, pues muchas personas modestas, entregaron sus cuatro monedas de plata ante el temor de represalias y sin poder imaginarse, que con ellas se divertirían en Deauville, los dos "sudamericanos con sus respectivas damas".Y conociendo a Negrín, ¡vaya Vd.a saber, si no participaría también en la juerga!

Del Yate y de su contenido, se hizo cargo en Veracruz, -con la ayuda del Presidente mejicano-, el ex-Ministro de Defensa Nacional, Indalecio Prieto, quien por esas fechas (marchó de España el 27 de noviembre de 1938) se encontraba en Méjico ya que se había quedado allí, después de asistir a la toma de posesión del nuevo Presidente de Chile; aunque otras versiones aseguran, que salió de España con una importante cantidad de dinero para comprar armas y … ya no volvió36

Negrín probablemente tenia programado mantener el SERE, con los depósitos ya citados y con el tesoro del Vita, cuyo control se le había ido un tanto de su mano, por la evolución de la guerra civil, fallándole su objetivo de mantener a toda costa la guerra, hasta que se iniciara la II Guerra Mundial (de cuyo comienzo debía tener información) y presumiendo que vencido el eje Berlín-Roma, tanto Francia como Inglaterra, aplastarían al régimen franquista, recuperando la República el control del Estado (pero con la hegemonía del Frente Popular, quien pronto establecería en España, una república popular al estilo de las soviéticas -apuntó L. F. Jacob.)

Negrín debió prever la derrota ante Franco antes de finales de 1938, fecha en la que alquila el hotel de Deauville y deposita allí el tesoro. Y si así era, ¿por qué insiste machaconamente en continuar la guerra aumentando con ello la miseria y las muertes?

Para Negrín, que era quien había enviado el yate, la recuperación de este tesoro -ahora en manos de Indalecio Prieto- era muy importante por lo que durante cuatro meses, pugnan ambos por el control de dichos fondos, llegando incluso a discutirse el tema, en la Diputación Permanente del Gobierno en el exilio, donde Prieto sale triunfante (tal vez por su mejor oratoria y el evidente parcialismo de Negrín) pues se le autoriza a crear la JARE (Junta de Auxilio a la República Española), -otra farsa como el SERE- orientándose su política hacia los socialistas. Los fondos destinados al JARE (unos 180 millones de dólares de la época), fueron depositados en un banco de Méjico y administrados por el ex-Gobernador del Banco de España y ex-Ministro de Economía en el primer gobierno de la república, el catalán Nicolás D'Owler

Se cuenta que en un momento determinado, Prieto estaba dispuesto a devolver a Franco todo lo que le quedaba de ese famoso tesoro (hubo subsidios selectivos para políticos, militares etc., inversiones en importantes empresas agrícolas, industriales, etc.) a cambio de una amnistía general para todo el exilio republicano, lo cual como es sabido no tuvo lugar.

El SERE se ocuparía de ayudar a los comunistas, la JARE a los socialistas y a los demás ¡que les parta un rayo!. Se precisa ser muy bobo, para no interpretar este comportamiento de los "inteligentes políticos" Negrín y Prieto, como una muestra de "pura política bananera", pues debieran haber razonado, que el "tesoro robado" no pertenecía exclusivamente a comunistas y socialistas, ni siquiera a los "republicanos de verdad", sino que era patrimonio del pueblo español, al que al margen de ideologías políticas, nunca debió perjudicársele.

*****************************

El hecho de que en agosto de 1939, se reintegrase al tesoro de España, una partida depositada en Montdemarsan (Francia), por valor de 138 millones de pesetas, -¡pura calderilla!- no evitó la indignación del pueblo al conocer que los intelectuales y políticos (entre ellos varios profesores de San Carlos) que habían asumido el desastroso gobierno republicano, se hubieran exiliado prontamente encontrándose amparados económicamente por el SERE, la JARE o -como apostilló Jacob- por "la madre que los parió", en clara alusión a la URSS.

R. Abellán recuerda en este sentido, algunos recortes de lo que publicaba la prensa al respecto: "Mientras Prieto, Negrín, álvarez del Vayo y demás ralea, gozan hasta la hartura de los placeres que se proporcionan con los centenares de millones robados a las víctimas del expolio español, unos millares de rojos o simpatizantes, se mueren de hambre, de hastío y acaso también de remordimiento en la tristeza del destierro". O aquel otro: "Ante las masas hambrientas, se recordaban los lingotes "robados por la canalla marxista, que había maniatado la recuperación del país".

Estos mensajes de la prensa "nacional", que naturalmente llevaban un objetivo político y demagogo, reflejaban sin embargo hechos reales que dificultarían la recuperación económica de España durante la inmediata postguera, pues no debe olvidarse que la carencia de divisas coincidió además con el inicio de la II Gran Guerra y el bloqueo internacional al finalizar la misma, y que se prolongaría hasta la década de los cincuenta. No era preciso que Franco recurriese a la "pertinaz sequía", para comprender la difícil situación económica de la postguerra.

****************************

En junio de 1940, Negrín opta por trasladarse a Londres donde pasaría la Gran guerra, considerándose de forma un tanto irregular37. Presidente del Gobierno republicano en el exilio, regresando de nuevo Francia, una vez terminada aquella.

En agosto de 1945, Negrín viajó a Méjico (para mantener las instituciones republicanas en el exilio) y a Nueva York (para recaudar dinero -¡quería más!-para la causa republicana). En esta última ciudad -según nos informa J. Rubio-, tuvo el cinismo de pronunciar un discurso en el que afirmaba: "La República, y solamente la República y únicamente la República es capaz de restaurar el orden y efectuar la reconciliación entre los españoles" ¡Menudo cara dura, cínico, demagogo y embustero, nos salió el profesor de San Carlos! exclamaría Jacob.- ¡Que pronto había olvidado, la quema de iglesias y conventos, los sucesos de "Casas Viejas", la revolución de Asturias, los asesinatos de cerca de 7000 religiosos, el armar a las milicias populares, los famosos "paseos", "Paracuellos del Jarama", el asesinato de Andreu Nin (Fundador en 1932, del Partido Obrero de Unificación Marxista-POUM-) y de sus colaboradores más allegados, la Puerta de Alcalá con las imágenes de Lenin, Stalin y, etc.etc.!; ¡Menudo ejemplar que trajo D.Teófilo Hernando a la Facultad de Medicina de San Carlos!. Por muy inteligente que fuera y gran dominio de lenguas que tuviera, el resultado de su gestión política y comportamiento humano, deja mucho que desear. Y si no que se lo pregunten a Manuel Azaña, a juzgar por la opinión que del sabio profesor, manifiesta en sus escritos.

Si Juan Negrín, engañó a sus compañeros políticos, traicionó y engañó al pueblo, ¿por qué no dudar de su contribución científica? Téngase en cuenta, que aceptó el cargo de Director del Laboratorio de fisiología de la Residencia (JAE), a sabiendas de que no disponía de la convalidación de los estudios realizados en Alemania. Lo triste es que fue propuesto, como ha quedado señalado, por el propio D. Santiago Ramón y Cajal. Pero, ¡También los sabios se equivocan!

Negrín siguió viviendo en París, considerándose el Presidente del Gobierno Republicano en el exilio38, probablemente con la única intención de controlar los fondos del tesoro de España, exportados al extranjero y repartidos entre el SERE, la JARE y Moscú (de forma preferente aunque no exclusiva).

Con el pretexto de "ayudar a los exiliados", más de un "republicano" entre comillas, vivió hasta su muerte a cuenta del tesoro expoliado en manos del "gobierno en el exilio" -reconocido tan solo por Rusia y su "mariachi"-, mientras que el régimen de Franco, era ya reconocido por la mayoría de las potencias occidentales. Luego, ¡menos pompa para algunos de los intelectuales y científicos que sufrieron el "triste exilio", pues muchos de ellos fueron copartícipes de la situación social de España derivada del expolio económico!

Residiendo en París, en su domicilio de la "rue d’ Henri Martín"39, Juan Negrín fallecería el 12 de noviembre de 1956, probablemente de un infarto de miocardio.

 

Depuración del Prof. Negrín

Al Presidente del Gobierno de la II República de España, el catedrático de Fisiología de la Facultad de Medicina de San Carlos, pese a encontrarse (para el Ejército de ocupación del General Franco), en paradero desconocido, le sería incoado expediente el 22 de Septiembre de 1939, por parte del Juez Instructor del Tribunal de Responsabilidades Políticas de Madrid, proceso que no terminaría hasta el 21 de abril de 1941.

Entre las acusaciones figuraba el haber formado parte del Gobierno del Frente Popular constituido por Decreto de 17 de mayo de 1937, actuando como Ministro de Hacienda (en el Gobierno de Largo Caballero) y Presidente del Gobierno, procediéndose de inmediato a la relación de sus bienes para su potencial incautación, y a solicitar informe sobre su pertenencia a la masonería, aspecto este último que no se logra demostrar.

En un primer momento -dado su paradero desconocido- se encuentran dificultades para lograr su filiación, llegándose a afirmar erróneamente por parte de Falange Española, "que nació en San Mateo, pueblo del interior de la Isla de la Palma de Mallorca", error que sería más tarde subsanado, puesto que su nacimiento como queda dicho anteriormente, tuvo lugar en Las Palmas de Gran Canaria. Sí se conoce que tenía fijada su residencia en la calle Serrano n° 85, 1° Izq. de Madrid.

Al procederse a establecer la relación de bienes de su propiedad y de las cuentas corrientes que pudiera tener en distintos Bancos, se puede conocer que en diciembre de 1939, Juan Negrin posee en el banco Exterior de España, 80 pesetas con 20 céntimos y en el Banco Hispano Americano, 109 pesetas con ochenta céntimos. Sorprendente saldo para tan prestigiosa figura de la política y de la Ciencia, que incluso había tenido un laboratorio privado en la calle de Ferraz no 57 (principal derecha, letra B, donde residió desde 1934 a junio de 1936.

Respecto a sus propiedades, al fallecer su padre Juan Negrin Cabrera, se le embargan "cuantos bienes correspondan, pertenezcan o puedan pertenecerle, por herencia de sus padres". Estos bienes pueden resumirse en dos casas de planta alta situados en las calles de Buenos Aires y Mayor de Triana, de las Palmas de Gan Canaria, una casa de un piso y una docena de fincas entre las que destaca "el Trozo del Arenal" (en el término de Santa catalina) de 240.970 m2.

El Tribunal de Responsabilidades Políticas le acusaría además, de ser Diputado por el Partido Socialista en las Cortes de la República, de propagar ideas izquierdistas en la Facultad de Medicina, y de oponerse al Movimiento Nacional.

A la finalización del expediente "depurativo", se dicta una sanción económica de 100 millones de pesetas -del año 1939- (que comprendía la totalidad de sus bienes) y extrañamiento durante 15 años con pérdida de la nacionalidad española40. Con arreglo a esta sanción, Juan Negrin podría en 1954, a los 62 años, haberse reintegrado a la sociedad española incluso a su cargo de catedrático. No lo hizo porque seguramente temía correr grave riesgo. Recuérdese que por estas fechas, su amigo Pittaluga y algún otro, empezaba a solicitar regresar a España. Ya lo habían hecho muchos años antes, Jiménez Díaz, Teófilo Hernando y Gregorio Marañón.

 


1 Según decía Azaña -cuando se dirigía en 1939 a "La Bajol"-, Negrín era una persona que no perdía prenda por hacerse propaganda, llegando a imprimir cajetillas de tabaco y cajas de cerillas para la tropa con su retrato.

2 El 20 de Enero de 1937, Negrín publica una nota oficiosa negando que las reservas de oro de España hubieran salido del país (¡habían llegado a Rusia en Noviembre de 1936¡).- S. Madariaga, 1955-

3 Negrín comía y bebía lo que pueden hacer cuatro hombres juntos; para que no hubiera testigos, cenaba dos o tres veces en distintos lugares. Muchas veces -afirma Indalecio Prieto-, hizo la primera cena en mi casa, para luego hacer la segunda en un restaurante y más tarde la tercera en un cabaret.Jiménez Losantos, refiriéndose a las memorias de Largo Caballero, recuerda que este afirmaba: Nunca pensé que tendría que tapar las escapadas sexuales de Negrín (siendo Ministro de Hacienda), a los cabarés de París y Londres, acompañado habitualmente de dos damas.

4 En las clase de Histología que recibieron "los últimos de San Carlos", destacaban por este orden, Fernando de Castro, el Bedel Joaquín, Ortiz Picón y Cesar Aguirre. Ortiz Picón, menudito todo él, con su pajarita como corbata, daba la sensación de ser buena persona y poseer escasa personalidad, aunque su enseñanza gozaba de credibilidad. Se rumoreaba que no eran buenas sus relaciones con D. Fernando.

5 Utilizando un lenguaje como el de Laín, el alumno de segundo curso, entonces con quince o dieciséis años, no se entera absolutamente de nada, y por supuesto, no "se incita" vocación alguna. Si no se transmite el conocimiento básico, debidamente actualizado y con amenidad, lo único que se logra es "incitar al aburrimiento de los alumnos". Urge colocar a cada uno en su sitio, los sabios "sin oficio", en un lado, y los docentes "con oficio", en otro.

6 No tenemos constancia de que la obra científica de Juan Negrín figure como obligada referencia bibliográfica, tal como sucede con Pío del Río Ortega, Rodríguez Lafora, Fernando de Castro, Isaac Costero, entre otros.

7 Según Rodríguez Quiroga, su madre y su hermana Lolita, vivieron sus últimos años en Lourdes, por una especial devoción hacia la imagen milagrosa allí venerada.

8 D. Enrique Parache (1907/1999), uno de los mejores obstétras y ginecólogos españoles del siglo XX, quien convivió con Aschoff, me refería en febrero de 1998, que cuando él estaba en Friburgo, los estudiantes alemanes, no sabían nada de nada, teniendo los españoles mayor información que los germanos.

9 ¡Menos mal!, pues si llega a terminar económicas, además del "Oro de Moscú" y del "Yate Vita", nos parcela España en "chalés adosados", para disfrute veraniego de la población soviética.

10 En algunas publicaciones se relaciona a nuestro gran sabio con la masonería.

11 A propuesta de Cajal, en la Residencia se establecen los laboratorios de Fisiología General (Juan Negrín), Fisiología y Anatomía de los Centros Nerviosos (Gonzalo Rodríguez Lafora), Histopatología del Sistema Nervioso Central (Pío del Río Hortega) y Serología y Bacteriología (Paulino Suarez)

12 Téngase en cuenta que el 2 de julio de 1917 solicita Negrín la convalidación de los estudios realizados en Alemania y que hasta 1920 no obtiene el Grado de Doctor.

13 A los catedráticos de San Carlos (máxime a un premio Nobel) e independientemente de su valía, con frecuencia se les ha utilizado, para dar prestancia con su cargo académico, a diversas instituciones, cuyos fines no siempre coincidían con los de la Universidad.

14 Tras la guerra civil, sucedería a Negrín en la Cátedra de Fisiología e impartiría sus lecciones en el año de su jubilación a la promoción de 1963, con más pena que gloria pues fue uno de los peores profesores de la licenciatura. En aquel curso (57/58) y en el siguiente, conocimos a sus colaboradores Álvaro Gracia (casi siempre con cara de enfadado), Salces ("el manzanita", por los colores que mostraba en sus mejillas), Clement (educado y buen docente), Calderón (quien nos explicó el aparato circulatorio) Antonio Gallego (un tanto narcisista y ambiguo políticamente), Jorge Tamarit (soporífero a no poder más) e incluso al hijo de D. José María, Corral Saleta (mal docente y presuntuoso insoportable).-Los tres últimos, serian catedráticos de Fisiología.

15 Al fallecer Gómez Ocaña en 1919, se encarga de la Cátedra, el Prof. Auxiliar, D. Manuel Menéndez Potenciano.

16 A finales de los años 80 y durante toda la década de los 90, con tal de ser Catedrático se aceptaba serlo de cualquier disciplina existente o se "inventaba" una nueva y se introducía en el curriculum. ¡O no importaba que existiera en el curriculum! (se llegó a proponer Cátedra de "oncología reumatológica"). Solo faltaba -como solía afirmar Domingo Espinos-, serlo de "Numismática Médica". La vocación del profesorado era "evidente y multidisciplinar".

17 Había sido elegido Secretario de la Facultad en la Junta del 22 de mayo de 1922.

18 Relacionado con la masonería, fue Jefe del Gobierno republicano en 1936 y presidente del Gobierno en el exilio mejicano de 1945 a 1947. Acompañó a Azaña hasta la frontera francesa cuando éste se exilió.

19 Marcelino Domíngo (médico de profesión), fundó con Álvaro de Albornoz (tío de Severo Ochoa) el Partido Radical-Socialista.

20 Resulta curioso, que varias décadas después (1 de marzo de 1982), siendo Decano Oriol Bosch (quien intentó ser "progresista y renovador" con su millonario proyecto Iberhospitalia?) y Rector, el socialista Francisco Bustelo, se repitió el experimento de Negrin. En la Cátedra de Fisiología, que regentaba Antonio Gallego (quien no siéndolo, aparentaba demagógicamente ser "izquierdista"), se crea la figura de profesor Encargado -a nivel de Prof. Agregado- de "Fisiología del Deporte". Y poco después la Cátedra de la misma disciplina que recae en Cesar Legido Arce.

21 A partir de 1975, durante la llamada transición y democracia, el que no estuviera en la Facultad afiliado a un partido político o movimiento religioso, por muy "excelente" que fuera, le resultaba sumamente difícil progresar en su carrera docente.

22 Álvaro de Albornoz (1879-1954), fundador con Marcelino Domingo del Partido Radical-Socialista, Ministro de Justicia con Azaña y sucesor de Negrín como Presidente de la República en el exilio mejicano(1945/46), país donde fallecería.

23 Marcelino Domingo, Giral y Alvaro de Albornoz Liminiana, eran masones. Todos ellos figuran en la lista de Figueras Valles.

24 En el Pabellón II? se instalaría el Instituto de Jiménez Díaz (también autónomo y dependiente de la Asociación Protectora de J. D.

25 Téngase en cuenta que sale de España a los 14 años (1906), regresa en 1915 y se exilia en 1939.Total permanencia en España como adulto "24 años". Su dedicación a la Facultad de San Carlos no llega a la docena de años. (Catedrático en 1922.Diputado a Cortes en 1931 y 1933.)

26 Diputado socialista (1931), embajador en Berlín (1934) y París (1936)

27 Precisamente cuando se iniciaba "la batalla de Madrid", estableciéndose el frente bélico en el Hospital Clínico de San Carlos de la C.Universitaria que estaba a punto de inaugurarse y que fue prácticamente destruido, frente que quedaría estabilizado hasta el final de la guerra.

28 Como señala Raymond Carr, "el Gobierno de Negrín permitió que los comunistas tomaran el control del aparato policial el cual utilizaron para asesinar al líder del POUM, Andrés Nin, quien se oponía al Frente Popular, pensando que constituía un recurso reformista burgués para destruir la revolución proletaria".

29 En encuesta realizada el curso 98/99 a estudiantes de 6° curso de medicina, y preguntados con quien relacionaban la palabra Negrín, la mayoría de ellos desconocían quien era, no faltando quienes lo relacionaban ¡con los corpúsculos de Negri de la rabia!

30 Historia de la Medicina Moderna y Contemporánea. 2a Ed. Editorial Científico-Médica.1963

31 Su hijo Vicente, cirujano digestivo sería protagonista en la España de Franco -allá por los anos setenta - en el desarrollo de los "Seminarios de hospitales con programas de postgraduado". Posteriormente sería Jefe de Cirugía Digestiva en la Clínica de Puerta Hierro, siendo Director, Segovia de Arana.

32 Machado moriría en Collioure el 22 de febrero y su madre el día 25.

33 Periodista y escritor, cuyo verdadero nombre era Andrés García de la Barga y Gómez de la Serna. Se exiliaría a Colombia.

34 En el Diario Arriba del 30 de abril de 1939, se podría leer: "Huid y no volváis"."Dejadnos y no volváis".

35 José Puche Álvarez (Lorca 1896. Méjico, 1979), procedía de la escuela fisiológica de Augusto Pí y Suñer incorporándose al grupo de Negrín en 1926, en su laboratorio de la Residencia, para realizar la Tesis Doctoral. En 1929, obtendría la Cátedra de Salamanca, trasladándose posteriormente a la de Valencia, donde fue Rector interino durante la Guerra Civil.

36 A. S., nieto de un íntimo amigo de Indalecio Prieto, quien le brindó protección en su domicilio tras la Revolución de Asturias de 1934, asegura ser cierta esta versión.

37 Azaña, el hombre débil y tal vez cobarde, el intelectual que sentía gran afectividad por su cuñado Cipriano Cherif, había dimitido como Presidente de la República el 27 de febrero de 1939 y el masón Martínez Barrios, no había asumido la Presidencia de la República como constitucionalmente le correspondía.

38 Lo seria hasta 1945, sucediéndole el masón Giral (Rector de la Universidad Central en 1931 y Jefe del Gobierno en 1936), Alvaro de Albornoz (1945/46) y Rodolfo Llopis en 1947 (merced al apoyo de Prieto y de la masonería). D.Claudio Sánchez de Albornoz (Rector de la Universidad de Madrid en 1932), lo sería desde 1962 a 1970.

39 En Madrid, viviviría en Lagasca 121 y en Serrano 73, en pleno Barrio de Salamanca, zona de Madrid donde vivía la "gente bien y acomodada". Al menos uno de sus hijos, estudiaba en el Instituto-Escuela, donde no era fácil hacerlo sin disponer de cierto "elitismo económico".

40 Según distintas fuentes (Decano de la Facultad de Medicina, Jiménez Losantos - El Mundo de 1 de junio de 1997-, etc.), en la década de los noventa o tal vez antes, el Gobierno español, indemnizó a la familia de Negrín con una cantidad cercana a los 200 millones de pesetas.


© dermocosmos 2000-2005